Los Hawks de Atlanta cayeron en casa 97-89 ante los Cavaliers de Cleveland en el primer juego de las Finales de Conferencia Este. “El rey”, LeBron James, tuvo un partido habitual para él, y "excepcional para cualquier mortal", con 30 puntos, 6 asistencias y 8 rebotes. Pero, fue J.R Smith quien se robó la noche desde la banca con 28 puntos (8 de 12 en triples).

Por parte de Atlanta, Al Horford sacó la casta con 16 puntos y Jeff Teague tuvo un gran inicio, pero se desinfló en la segunda mitad para completar 27 puntos y 4 asistencias.

Los Hawks, número uno de la Conferencia, comenzaron motivados y agresivos. Jeff  Teague escuchó la grave voz de la obligación y aprovechó que Kyrie Irving lidia con lesiones en la rodilla izquierda y tobillo derecho, para anotar nueve puntos en el cuarto.

Con la producción de Teague y el dominio de Horford y Paul Millsap, los Halcones parecían "aves de buen agüero". Del otro lado, Cleveland perdió seis balones, fue superado en la pintura 14-8 y LeBron James salió por problemas de faltas con tan sólo 2 puntos en 10 minutos.

En el segundo parcial, LeBron y compañía mostraron porque son considerados favoritos para las finales. “King” James tuvo 14 puntos en un cuarto accidentado, mientras que J.R Smith comenzó su noche especial. Dos triples consecutivos suyos empataron el juego, y comenzaron un toma y daca que no pudo encausar a su favor Mike Budenholzer, coach del año.

Los Cavs parecían irse al descanso con la ventaja, tras cuatro puntos sin respuesta. Pero en una jugada de 4 segundos, el base Dennis Schroder penetró como un bólido, y en el último y preciso momento, dirigió el balón a la esquina izquierda, para que Kent Bazemore encestara un triple y empatara el juego a 51.

El juego estaba abierto y eran los Cavs quienes parecían reclamarlo. La defensa apretó los dientes y J.R Smith se desató. Con otros 2 triples consecutivos colocó a los Cavs con ventaja 71-63, y además de sus canastas improbables, colaboró en defensa con 8 rebotes y 3 asistencias.

La defensa y los ajustes del coach David Blatt, hicieron que Atlanta cayera de un 58 a un 24 por ciento en tiros de campo, con lo que le quitó la ventaja para ir al último cuarto 74-67.

Para el último episodio, Cleveland aprovechó que Kyle Korver parecía esconderse y que Teague olvidó la puntería. Mientras tanto, Christian Thomspon y Timofei Mosgov se combinaron para 21 rebotes y 24 puntos y James continuaba haciendo daño, a pesar de la defensa de Millsap, que bordeaba la ilegalidad. Pero, Smith era el asesino.Tres triples y una asistencia, ayudaron a que los Cavaliers encontraran su ventaja máxima de 18 puntos.

Atlanta veía lo peor. Luego de romper un arranque de 13-0, con 4:54 en el reloj, DeMarre Carroll se lesionó de manera aparatosa la pierna izquierda. El escolta se retorció de dolor, mientras el ánimo de la arena se desvanecía en la preocupación. Carroll no sufrió daño estructural en su rodilla y de acuerdo a USA Today, será evaluado día a día con la posibilidad de que juegue el próximo partido.

En los minutos finales James acaparó el balón y falló en cuatro ocasiones, lo que le dio vida a los Halcones. Con poco más de un minuto se acercaron a seis, pero al final no pudieron decretar la remontada.

Atlanta no pudo mantener el ritmo. Mientras que a los Cavaliers les bastaron ráfagas, y un J.R Smith inspirado para llevarse la victoria 97-89. El 22 de mayo, los Cavs buscarán poner en jaque a los Hawks, que están obligados a la victoria antes de partir a Cleveland. #Deportes Ciudad de México #Deportes Jalisco #Deportes Morelos