Si el Barcelona está prácticamente instalado en Berlín, es porque Lionel Messi prendió la lámpara y resolvió la eliminatoria en dos minutos. El argentino pudo resolver el crucigrama que dibujó un diezmado Bayern Munich, y con dos muestras de su talento, inclinó el partido a favor hacia su equipo.

El alumno superó al maestro. O mejor dicho: La creación se reveló frente a su creador.

Y sí, como dijo Pep: "Si Messi está en su mejor estado de forma, no hay defensa que lo pare."

Pues bueno, ahora el turno de sufrir le tocó al propio Guardiola y su Bayern. Es verdad que los "bávaros" llegaron con muchas bajas a este encuentro, pero plantaron cara durante gran parte del juego. Hasta que apareció el argentino.

De no haber sido por Messi, el partido entre Barcelona y Bayern Munich (3-0) pudo haber acabado en empate a cero, y así, el rumbo de la serie se hubiera decidido en el partido de vuelta en tierras germanas.

No obstante, "la pulga" no lo quiso así. Es verdad que el mérito es de todo el equipo, pues sin ellos Messi no sería lo que es. Sin embargo, también es cierto que tanto Neymar como Suarez pudieron abrir desde antes el marcador. ¿Y "Lio"?… Lio es diferente, pues a él le bastaron cinco minutos de iluminación pura para ir a casa y pensar en otra cosa.

Todos insisten en comparar a Messi con Cristiano Ronaldo. Pues están muy equivocados. En primera porque sus cualidades no son iguales, y aunque ambos marcan una cantidad descomunal de goles, el argentino los hace casi sin esforzarse; mientras que el portugués los consigue a base de garra, lucha y por supuesto, talento.

Cristiano Ronaldo es un luchador, pero Lionel Messi es un artista. Uno vive por y para el gol. El otro vive para deleitar al público y deleitarse a sí mismo, dentro de su hábitat natural. A veces, me pregunto si "la pulga" no fue concebida dentro del rectángulo verde.

Regresemos hacia los halagos a Messi. Sin duda alguna, este futbolista es uno de los genios de nuestra época. Yo no sé si le alcance o no para ser el mejor de la historia. Pero de una cosa sí tengo la certeza: Lionel quedará dentro de los mejores diez de todos los tiempos.

Su asignatura pendiente es ganar un mundial, y los aficionados al #Futbol sabemos que dejó escapar su gran oportunidad en la final de Brasil 2014. Sin embargo, no debemos olvidarnos que "la pulga" llegará con 31 años, y muy probablemente en la máxima plenitud de su carrera.

Tampoco debemos dejar de lado el hecho de que Johann Cruyff y Alfredo Di Stefano nunca ganaron un mundial pero se encuentran en el olimpo del deporte. Por lo tanto, ¿por qué Messi no puede colocarse ya a su altura?, considerando que aún le faltan otros tantos registros por romper.

De ser monarca en Rusia 2018, entonces hablaremos de alguien único, alguien que conquistó lo inconquistable, hizo lo inimaginable y llegó hasta donde él quiso.

La explosión de Lionel tuvo un culpable: Pep Guardiola. Aquel entrenador que fabricó una bestia. No obstante, hoy quedó demostrado que ni él mismo (Guardiola) tiene una fórmula humana para parar a esta criatura.

¿De dónde vienes Messi? #Europa