Hay noticias que no deberían ser escritas. Los deportistas deben ser reconocidos por sus logros dentro de sus disciplinas. No obstante, no siempre es este el caso.

Gregory Mertens, futbolista belga de tan sólo 24 años, falleció este día tras permanecer en estado crítico desde que sufriera un ataque al corazón el pasado lunes, desplomándose en el terreno de juego.

El joven defensor murió en el Hospital de Limburgo en la ciudad de Genk, localizada al este de Bélgica, en compañía de sus familiares más cercanos.

Mertens se formó en el Anderlecht. Después, pasó al Brujas y en enero del 2014 llegó al Lokeren, último equipo que vio al jugador tocar un balón.

La muerte de este joven futbolista nos hace replantearnos varias interrogantes:

· ¿No se supone que los deportistas de alto rendimiento son gente más sana que los demás?

· ¿Se realizaron los exámenes médicos pertinentes al jugador?

Podemos responder la primera pregunta:

Sí. Los deportistas son generalmente personas con una mejor salud si son comparados con aquellos que no practican ninguna actividad física. Sin embargo, a veces los cuerpos fallan debido a la alta exigencia con la que estos viven día a día, partido a partido y minuto a minuto.

Y es que, detrás de Mertens tenemos otros casos que han impactado sobre todo al mundo del #Futbol
Marc Vivien Foe, Miklos Feher, Antonio Puerta, Piermario Morosini y Dani Jarque, son sólo algunos ejemplos de los jugadores que han fallecido en épocas recientes.

A excepción de los españoles Puerta y Jarque, los otros murieron prácticamente dentro del terreno de juego; Una señal de alerta para todos los involucrados en el deporte. Algo que debe ser revisado porque puede seguir ocurriendo.

La pregunta relacionada con los exámenes médicos ya no puede ser respondida. Desafortunadamente, el joven belga está muerto y ya no se sabe si su deceso pudo ser evitado, o si fue causa de los caprichos de la naturaleza que a veces no podemos comprender.

Lo que sí está claro es que los deportistas han sobrepasado muchas veces el límite de sus propias fuerzas. Tan solo en la final Abierto de Australia de tenis del 2012, Djokovic y Nadal disputaron un partido de cinco horas y 47 minutos, resaltando el hecho de que el serbio había participado en un encuentro de un tiempo casi similar, tan sólo dos días atrás.

No pretendo decir que apoye el uso de sustancias antirreglamentarias. Sin embargo, todos los involucrados directamente en esta industria deben entender que quienes brindan el espectáculo son los deportistas, y gracias a estas maratónicas jornadas, en ocasiones deben de utilizar elementos que ayuden a mantener el buen rendimiento.

El deporte es algo que motiva, forja el carácter y a la larga te vuelve un triunfador. No obstante, como todo lo demás, la actividad física en exceso tiene graves consecuencias y, si no queremos seguir con noticias de este tipo, todos debemos hacer algo para evitarlo. #El malestar que ocasionan las Enfermedades #Deportes Ciudad de México