En rueda de prensa donde asistieron casi un centenar de periodistas, Ricardo Peláez, director deportivo del Club América, dio a conocer la designación de Ignacio Ambriz como nuevo entrenador del cuadro de Coapa, en sustitución de Gustavo Matosas, quien estuvo sólo un semestre a cargo del equipo.

Dentro del medio #Futbolístico mexicano el común denominador es la sorpresa. A Ambriz se le reconoce, sí, experiencia inclusive internacional, porque no hay que olvidar que su tutor fue Javier Aguirre en España, en su paso por el Atlético de Madrid, pero a nivel nacional pocos son los blasones de Nacho, por no decir ninguno, si a títulos logrados nos vamos, además de la contradicción acerca de contrataciones de jugadores y cuerpos técnicos, ampliamente probados en el medio nacional.

Durante la conferencia de prensa, Ricardo Peláez intentó justificar su decisión otorgando “el beneficio de la duda” al flamante técnico americanista, y pidió a la afición azulcrema hacer lo mismo para Ambriz. En esta parte hizo la remembranza de la contratación del Piojo Herrera, actual entrenador de la Selección Nacional, quien a la postre produjo un campeonato a la institución americanista; del mismo modo, hizo la analogía de la adquisición de Rubens Sambueza, lo cual en su momento causó molestia entre la afición, pero que actualmente está convertido en un auténtico ídolo y referente de las águilas, aseguró Peláez

Por su parte, Nacho Ambriz señaló, al igual que sus antecesores y para no variar, la importancia del cuadro americanista en el contexto del futbol mexicano y la responsabilidad que se está echando a cuestas, para lo que pidió también a los hinchas azulcremas le permitan trabajar y después juzguen los resultados.

Nacho, hay que recordarlo, también tuvo un paso efímero por el cuadro tapatío de las Chivas Rayadas del Guadalajara, a lo que fue interpelado durante la presentación sobre que en aquel tiempo había afirmado “se había sacado la lotería”, a lo que Nacho simplemente sonrió y recalcó la importancia del cuadro americanista.

El último equipo dirigido por Ignacio Ambriz fue el de Gallos del Querétaro, del cual fue cesado por la falta de resultados, aunque tampoco el funcionamiento del equipo parecía el idóneo, sin dejar de recalcar el problema que resultaba la disyuntiva de alinear o no a la figura brasileña Ronaldinho, situaciones que confluyeron en su cese como director técnico del cuadro queretano.

De esta manera, la directiva americanista, a falta de un título más qué festejar en la Liga Mx, no deja pasar la oportunidad de seguir en el ojo del huracán con decisiones controvertidas en cuanto a la conformación de su plantilla deportiva ,y en esta ocasión con la designación de un entrenador de medio pelo, que nada tiene que ver con los últimos dos, Mohammed y Matosas, quienes le dieron dos títulos, uno de liga y otro de Concachampios, respectivamente, y que dejan unos zapatos muy grandes por llenar a Nacho Ambriz, de quien su directiva espera, según palabras de Ricardo Peláez, mucha “hambre de triunfo”, expectativa que el propio Ambriz enfrentará con “gran ilusión”.

#México