La Federación Internacional de Futbol Asociado (FIFA), tiene un escándalo que mancha la reputación del llamado "deporte rey". Y es que no es la primera vez: ya en el pasado se habían escuchado "cositas sucias de la máxima asociación internacional del balompié. Pero en ésta ocasión la cosa sube varios peldaños, ya que ahora se trata de una acusación colectiva en la que implica a altos funcionarios de la organización (incluidos 5 ejecutivos de mercadotecnia sudamericanos) por pagar sistemáticamente 150 millones de dólares en sobornos para obtener los derechos de mercadeo en los torneos internacionales de fútbol.

El total de funcionarios engloba a 9 funcionarios de FIFA más 5 ejecutivos de mercadotecnia sudamericanos, los cuales se mencionan a continuación:

  • Jeffrey Webb: Actual vicepresidente de la FIFA y miembro del Comité Ejecutivo.
  • Eduardo Li: Actual miembro electo del Comité Ejecutivo de la FIFA.
  • Julio Rocha: Actual Funcionario de Desarrollo de la FIFA.
  • Costas Takkas: Agregado actual al presidente de la Concacaf.
  • Jack Warner: Ex vicepresidente de la FIFA y miembro del Comité Ejecutivo.
  • Eugenio Figueredo: Actual vicepresidente de la FIFA y miembro del Comité Ejecutivo.
  • Rafael Esquivel: Actual miembro del Comité Ejecutivo de la Conmebol y presidente de la Federación de Futbol de Venezuela.
  • José María Marín: Actual presidente de la comisión organizadora de la FIFA para los torneos de futbol olímpicos.
  • Nicolás Leoz: Ex miembro del comité ejecutivo de la FIFA.

  • Alejandro Burzaco.
  • Aaron Davidson.
  • Hugo y Mariano Jinkis.
  • José Margulies (alias José Lázaro.) 

Como se mencionó al principio, ésta no es la primera vez que la organización se encuentra en el ojo del huracán. En el pasado ha tenido sus esqueletos en el clóset. Todo comienza en el 2012 cuando el rotativo británico "The Daily Mail" publicó que el titular de la FIFA Joseph Blatter había comprado votos para su elección en 1998, además de que se acusaba al funcionario por malversación de fondos. Estos señalamientos originaron una demanda contra Blatter debido a los reportes publicados.

En 2010, otro periódico británico, "Sunday Times" publicó que varios altos ejecutivos de la FIFA estaban abiertos a recibir sobornos para dar su voto por una candidatura concreta en el Mundial del 2018. Joseph Blatter ordenó una investigación sobre el caso, cesando a los funcionarios Reynald Temarii y Amos Adamu, miembros del comité que fueron captados por la cámara oculta del rotativo, mostrando claramente que pedían dinero a cambio de su voto. Lo anterior llevó a que Quatar se volviera sede del mundial en 2018, dejando fuera a países como Inglaterra o Bélgica. Ante esto Blatter declaró que la selección del país era una "deuda con el Mundo Árabe" y señaló que era una locura que haber escogido a Rusia fue por "cuestión de dinero."

Ahora ya ni el fútbol, uno de los deportes más seguidos y gustados a nivel mundial, está a salvo de los malos manejos de las organizaciones. Y como en cualquier deporte, se revelan los intereses que realmente lo mueven, nutren y dan vida, es decir, las billeteras de los "grandes señores", sea cual sea el nombre que tengan.  #Deportes Ciudad de México