Real Madrid culmina un año terrible. Después de haber cerrado 2014 con el título mundial de Clubes, el 2015 ha sido de pesadilla para el cuadro merengue.

Eliminados de la Copa del Rey, con La Liga casi liquidada por el Barcelona y ahora con la eliminación en semifinales por parte de la Juventus, el balance es negativo para el Madrid, con el cual deberían plantearse muchas cosas al interior de la institución.

Primero que nada en el plano administrativo el equipo blanco ha privilegiado el lado comercial y las ganancias rápidas a la formación deportiva. Las fuerzas básicas del Real Madrid en lo general trabajan bien, pero los beneficios son cosechados por otros clubes, ya que los "productos de casa" no tienen cabida en el primer equipo, por su "poco valor comercial".

Anuncios
Anuncios

Un ejemplo de ello es el caso de Álvaro Morata, delantero de la Juventus que con su gol eliminó a los pupilos de Ancelotti, pero que en su paso por el Real Madrid no tuvo las oportunidades necesarias para destacar, ya que las estrellas tenían ya reservado su lugar. 

Esta política prevalece en la presidencia del magnate Florentino Pérez, que ve primero el negocio a los resultados deportivos, no toma en cuenta el funcionamiento táctico, sino el impacto en la venta de souvenirs, giras en países poco futboleros pero con mucho dinero y demás elementos de marketing.

Otro aspecto a considerar es la poca rotación de jugadores. El actual entrenador echó mano de "Chicharito" al final de la temporada, simplemente porque ya no tenía opciones debido a las lesiones de Bale y Benzema.

En el caso del medio campo, la Modric-dependencia fue bárbara, al lesionarse el astro croata el funcionamiento del equipo vino a menos, ya que los suplentes, poco pudieron hacer para llenar ese gran hueco. 

La combinación de este serie de factores influyó para que el cuadro merengue cayera por una espiral de medianía, muy bien aprovechada por sus rivales locales y foráneos.

Anuncios

Poco ayudo el oficio del entrenador Ancelotti antes estas circunstancias.

Muchos sectores de aficionados piden cabezas como las de Gareth Bale e Iker Casillas. Lo cierto es que Bale no ha rendido lo que debería rendir y Casillas comienza el camino hacia el final de su carrera, en este caso un proceso normal.

El futuro

El cuadro blanco tendrá un largo verano para reflexionar por lo acontecido. Los socios deberán mirar hacia la presidencia del club y el manejo de contrataciones. Esperemos, por el bien de deporte, que elijan un mejor camino más allá de la venta de playeras y el marketing, que apuesten por las fuerzas básicas y un proceso de reconstrucción de mejores plazos. #Futbol #Champions League