Los Rockets de Houston empataron la serie de semifinales de la Conferencia Oeste contra los Clippers de Los Ángeles, tras ganar 115-109. Sin el base estrella Chris Paul, los angelinos sufrieron para administrar un partido en el que tuvieron ventaja de casi 20 puntos en el tercer cuarto.

Luego de ser sorprendidos en el primer juego de la serie, Houston mejoró la defensa y aprovechó las oportunidades creadas al anotar 20 puntos en 12 robos de balón. Cuando el tiempo apremiaba, aceleró el pasó, aprovechó la ausencia de Chris Paul, quien perdió juegos consecutivos por primera vez en el año, y James Harden se puso en plan intratable en una noche en que completó 32 puntos y 7 asistencias; el centro Dwigth Howard se hizo enorme, y sacó dividendos de los problemas de falta de su contraparte DeAndre Jordan, para aportar 24 puntos y 14 rebotes.

Obligados a ganar antes de ir a Los Ángeles, Houston pasó momentos difíciles y de nerviosismo ante unos Clippers que, confiados en su triunfo previo, comenzaron a dominar poco a poco. De la mano caliente de Blake Griffin, que registró una marca personal con 26 puntos en la primera mitad, los Clippers dominaban en pintura y en defensa.

En la llave, Jordan y Howard tuvieron un duelo digno de pago por evento; por momentos parecía concurso de volcadas entre ellos y dos, pero el centro de Houston terminó por sacar ventaja por tempranas faltas de DeAndre y en el segundo cuarto ya tenía una doble decena. Aún así, los Clippers machacaron en el segundo cuarto, ganándolo por 20 puntos, para ganar la primera mitad 65-56.

En el tercer cuarto, los Clippers tomaron las cosas donde las dejaron, y aunque Griffin comenzó a apagarse, los visitantes tuvieron ventaja de 17 unidades. Pero el final se acercaba y Houston aceleró el paso con el aporte de Trevor Ariza que destacó con 15 puntos y 13 rebotes. Para el último cuarto los Rockets tenían el impulso y el ritmo, a diferencia de Griffin que sólo encestó 8 puntos en la segunda mitad. Los Clippers adolecieron de un armador que ajustara la ofensiva, que le pusiera hielo y calma al balón. En cambio, tenía una tímida incursión de Austin Rivers y acciones desbocadas de Jamal Crawford que encestó 6 de 22 intentos de campo para 19 unidades.

 Por el otro lado, “la barba” Harden se echó al equipo encima, y a buena hora encestó  sus únicos tres triples de 10 intentos. Arregló su noche, hasta ese momento mediocre, para convertirse en factor y liderar al equipo en puntos con 32, 15 de ellos desde la línea de libres donde se fue con porcentaje perfecto.

La serie se reanudará el viernes 8 de mayo en Los Ángeles, con unos Rockets, más calmados por rescatar uno de sus primeros dos juegos en casa, pero con la preocupación de enfrentar a unos Clippers que recuperan a su gran estrella, Chris Paul.

A primera hora, los Cleveland Cavaliers ganaron con facilidad a los Toros de Chicago, 106-91,  para empatar la serie de semifinales de Conferencia Este, a un juego por bando.

El escolta, “El Rey” LeBron James, tomó el protagonismo y con 33 puntos, 8 rebotes y 5 asistencias, lideró a su equipo a una victoria necesaria. Poco pudo hacer Derrick Rose, que sumó una doble decena con 14 puntos y 10 asistencias, para frenar a las dos máximas figuras de Cleveland, James y Kyrie Irving, que se combinaron para 54 puntos.

La serie se muda a Chicago, con la consigna de los Toros de defender su casa y poner en jaque a los Caballeros que buscarán robarse un juego en patio ajeno. #Deportes Ciudad de México #Deportes Jalisco #Deportes Morelos