Los Warriors de Golden State superaron 104-90 a los Rockets de Huston en el quinto partido de la Final de la Conferencia Oeste para avanzar a las Finales de la NBA donde se enfrentarán a los Cavaliers de Cleveland.

En una serie en la que James Harden y  Stephen Curry lideraron a sus equipos, el quinto juego tuvo otros protagonistas. Curry, quien anotó 26 puntos, 8 rebotes y 6 asistencias, tuvo el aporte de Clay Thompson que en 22 minutos marcó 20 puntos, y de Harrison Barnes, que en el último cuarto se destapó con 13 de sus 24 unidades.

Por el lado contrario, los Rockets se mantuvieron a pesar de Harden, quien estableció la marca de más pérdidas en un partido de playoff con 13. “La Barba” sólo anotó 14 puntos y se fue del juego sin un triple. Dwight  Howard lideró al equipo con 18 puntos y 16 rebotes, además de 4 tapas, en una noche en que sólo seis jugadores anotaron.

Con el antecedente de Houston de remontar un 1-3 en las Semifinales de Conferencia ante los Clippers, los Warriors querían coronarse en el Oeste, y el quinto partido, en su casa, era su mejor oportunidad. Así lo entendió el equipo del coach Steve Kerr y fueron capaces de sobrepasar tramos nublados.

En el primer cuarto Dwigth Howard se impuso; dio dos tapas y se metió en la cabeza de los rivales que se acercaban al aro y se nublaban por la sombra del gigante de Houston. El equipo de la bahía fue limitado por una voraz defensiva a 17 puntos, la menor cantidad en el año para el equipo.

Los lazos que oprimían a una de las ofensiva más prolíficas, los desató Klay Thompson. Tras una mala racha que empezó en la serie ante Memphis, el escolta encontró el ritmo en el juego pasado y lo continuó en este. En el segundo parcial anotó 12 de sus 20 puntos y fue el principal responsable de que Golden State fuera al descanso con ventaja de 46-25.Pero el sufrimiento estaba lejos de terminar. Con más de 9 minutos por jugar, Thompson tenía 5 faltas y se fue a lo profundo de la banca. Al poco rato lo acompañó Barnes con cuatro penalidades.

Los Rockets bajaron una desventaja de 13 a 3 con la ayuda de Jason Terry que tuvo 7 de sus 16 puntos en el parcial. Sin embargo, las fallas de Harden y la batalla bajo el aro incubaron un cáncer en Houston. Draymond Green (9 pts.) y Andrew Bogut (0pts.) bajaron 13 y 14 tablas respectivamente, y con ayuda de Festuz Ezeli (12pts. 9reb, 2bloq), superaron 50-34 en puntos en la pintura, en parte, gracias a la cantidad de rebotes ofensivos: 19 de Warriors contra 10 de Rockets.

Harden sólo anotó 3 puntos, contra 4 pérdidas en la segunda mitad. Sus compañeros compensaron la pobre actuación de su líder. En el último cuarto Corey Brewer que finalizó con 16 puntos, dio un envión anímico, pero no fue suficiente.

Mientras la banca de Houston solo anotó 16 puntos, la de Golden State marcó 26, y cuando Thompson fue herido en la oreja derecha por la rodilla de Trevor Ariza, en una falta que lo sacó del juego, Curry y compañía levantaron la mano. Barnes anotó 9 puntos en 2 minutos para dar ventaja de 15 y encaminar la victoria californiana.

Al final del juego, con la gorra de Campeón del Oeste y con tres puntadas de sutura en la oreja, Thompson dijo sentirse orgulloso, merecedor del resultado, pero con “asuntos pendientes”.

“Festejaremos, la zona de la bahía esperó mucho por esto (40 años)… descansaremos pero ya estoy ansioso por la próxima semana”.

Los asuntos pendientes se llaman Finales de la NBA contra Cleveland Cavaliers de LeBron James e iniciarán el jueves 4 de junio. #Cultura Ciudad de México #Deportes Jalisco #Deportes Morelos