El partido más antiguo entre selecciones no europeas, Argentina ante Uruguay, se volvió a jugar en esta edición de la Copa América, luego de que los uruguayos eliminaran en penales a los argentinos hace cuatro años en el mismo torneo, pero organizo por el país albiceleste.

Dominio de Argentina al comienzo del enfrentamiento, sus jugadores se conectaron entre ellos y profundizaron más por el costado derecho, con cambios de banda de Ángel Di María, que tuvo varios contactos con el balón. Lionel Messi se mostró un tanto desaparecido, primero por la marca que le hicieron, y segundo por la posición que tenía, atrás de los delanteros.

Poco a poco Uruguay se quitó el nervio, y se fue al frente, tuvo algunas jugadas claras de anotar, pero la zaga contraria no permitió que anotaran. Mientras que su rival ya no pudo encontrar la forma de llegar a la portería de Fernando Muslera.

Los uruguayos se defendieron en la mayor parte de la primera parte, lo hicieron con orden y sin cometer fallas, mientras que los argentinos metieron la pierna en su zona de atrás, y permitieron con ello que el enfrentamiento se viera cortado.

En la parte complementaria, Argentina siguió con la redonda en sus pies, pero con un poco más de ímpetu. Fue hasta que se juntaron Javier Pastore, Pablo Zabaleta y Sergio Agüero que encontraron el tanto que les daba ventaja en el marcador, con una jugada por el lado izquierdo que acabó con el cabezazo del delantero albiceleste.

Después de ello, los argentinos ya no llegaron con la misma intensidad, aunque aún dominaron, los uruguayos se animaron a la ofensiva y estuvieron muy cerca de empatar el resultado en mínimo dos ocasiones, sin embargo la puntería les jugó chueco.

Vaya partido de mucho roce y reclamos entre futbolistas de ambos conjuntos, destacó el orden defensivo que mostró Uruguay, con pocos fallos pero sin dar apertura en ocasiones a su #Futbol, pero esto también ocasionado por la presión de los contrarios. Argentina lució con química, pero en su zona defensiva les faltó seguridad, pero no precisión, su medio campo juega a alto nivel y su delantera es desesperada, los ofensivos se salen de su zona para tomar la redonda, y eso hace que la jugada se alente, Messi juega muy retrasado, el lugar en el que es peligroso es más adelante, pero con esa posición encuentra más la falta, a cambio de dejar de ser el goleador de la escuadra.