Comienza la segunda ronda de partidos en la #Copa América, después de haberse jugado seis enfrentamientos, la actividad recae de nuevo en el Grupo A, donde abrieron la jornada Ecuador y Bolivia, el primero de ellos llegó con una derrota ante Chile de dos a cero, mientras que los segundos ya sumaron un punto, al empatar con México sin tantos.

El encuentro empezó con un gol tempranero, jugada de tiro de esquina en la que Fidel Martínez no marcó a Ronald Raldes y éste remató sólo de cabeza, para así poner al frente a Bolivia en el marcador.

Parecía que los ecuatorianos comenzaban a tener el balón, pero no con idea clara de juego, tiraron pelotazos y los toques no eran precisos, cosa que los bolivianos aprovecharon para meter su segundo tanto, con un disparo lejano y bien colocado de Martin Smedberg-Dalence, fue así como los dirigidos por Mauricio Soria encontraron su juego ideal.

La insistencia de Ecuador por acercarse en el marcador era más constante, y en una de esas acciones, les pitaron penal a su favor, muy polémico a mi parecer. Enner Valencia tomó el esférico, cobró y metió la pelota entre los tres palos, pero el árbitro central hizo que se repitiera la infracción por invasión de área de un jugador ecuatoriano. El mismo futbolista volvió a tirar, pero esta vez lo hizo con poca potencia y colocación, por lo que Romel Quiñonez detuvo el impacto.

No le salió nada bien a Ecuador en esta primera parte, tanto así que les marcaron un penal en contra. Moreno Martins se encargó de convertir el tercer gol para los bolivianos, que jugaron ordenados en su zaga, además de ser contundentes en las oportunidades que generaron a la ofensiva.

En la segunda mitad, Ecuador salió con otra idea, y esto se vio reflejado casi inmediatamente en el resultado, casi después de la reanudación del compromiso, Valencia anotó para su selección, luego de que Jefferson Montero hiciera una buena jugada, entró al área y cedió a su compañero, que sólo tuvo que empujar la redonda a la portería rival.

A diez minutos del pitazo final, Miller Bolaños le pegó al balón desde fuera del área, el esférico subió, superó a Quiñonez y se metió en el arco boliviano, el gol que puso emocionante el resto del encuentro, pero ya no le alcanzó a Ecuador para empatar el marcador.

Fue un partido con dos partes distintas, la primera dominada, no en la posesión del balón pero sí en el marcador, por Bolivia, que se mostró sólido en sus líneas. Mientras que en la segunda Ecuador replanteó su estrategia y logró acercarse en el resultado, ya se les veía orden, además de que su medio campo apareció y comenzó a darle apertura a los extremos, que insistían con centros desde los costados. En general fue un duelo de errores y aciertos para ambos, pero que los entrenadores supieron mover conforme el reloj corría. 
#Futbol