Brasil y Venezuela jugaron para ganarse un lugar en la siguiente fase, quien ganara pasaba, mientras que el perdedor se regresaba a su país, el empate les daba el boleto a ambos conjuntos, pero Brasil tenía más obligación de ganar, y demostrar que su #Futbol sin Neymar no se vería disminuido.

El inicio del compromiso se lo adjudicó Brasil, sin trazos largos, hilvanaron jugadas ofensivas, que poco a poco lo acercaba a la portería contraria, pero sin arriesgar la redonda. En un tiro de esquina encontraron el gol, el defensa Thiago Silva se desmarcó e impactó sin dejar que el esférico botara para meterlo entre los tres postes.

Después de ello, los brasileños no bajaron su ritmo, con paciencia iban de toque en toque en busca de los espacios. Robinho fue el líder en el ataque en la primera mitad, disparó una vez a portería, pero la pelota pasó cerca del palo.

Venezuela no pudo hacer jugadas que incomodaran a su contrario, en un par de ocasiones llegaron al marco, pero un centro cerrado que pasó a lado del poste, fue la más clara que generaron, sus avances se veían cortados por presión en el medio sector o por la cerrada defensa brasileña.

En la segunda mitad, Brasil mantuvo el balón en sus pies, siguieron con la misma estrategia de tocar corto, sin arriesgar y con paciencia para encontrar el hueco defensivo. Venezuela no sabía por donde atacar, tenía que aprovechar las pelotas paradas, porque no hubo contragolpes por el parado brasileño.

William por la banda izquierda recibió el esférico, encaró, se llevó a su marca y metió un centro que encontró a Firmino, quien sólo tuvo que empujar la redonda a portería, para así darle el segundo gol a su conjunto.

En un tiro libre que cobró Juan Arango, el balón fue rechazado por Jefferson, pero el rebote lo encontró Miku, que de palomita, anotó el tanto que ponía nerviosos a los colombianos, con mucha garra y un buen remate.

Venezuela estuvo a punto de empatar, se lanzaron al ataque en los momentos previos al término del compromiso, pero la cerrada defensa de Brasil impidió otro tanto en contra, Brasil ya no pudo generar más jugadas ofensivas.

Ventaja en el resultado para Brasil, que se mostró con mejor juego de conjunto, pasivos en instantes, pero efectivos al frente, su defensa jugó un buen encuentro, y el medio campo fue lo mejor, con retenciones de la pelota, juego sencillo y buenas decisiones de toque. Venezuela se tardó en reaccionar, no tuvieron la capacidad para competirle a su rival y dejaron de hacer cosas que hicieron bien en sus encuentros pasados.