"En mi carrera como futbolista no logré trasladar al campo lo que ensayaba en mi cabeza. Tenía un talento de tercera división y una cabeza de primera, así que me quedé en segunda".

Como jugador fue uno más en la segunda división alemana, siempre con el escudo del Karnevalsvereinen (el equipo del carnaval) en el pecho. Jugó de 1989 al 2001 con el Mainz 05, una carrera relativamente corta que comenzó como delantero y terminó como central, atípico en una cultura como la alemana, llena de disciplina y orden.

Su primera oportunidad de dirigir llegó justo cuando se retiró de su amado Mainz 05, de un día al otro pasó del campo al área técnica.

Anuncios
Anuncios

Pocos creían que ese mediano ex jugador llevaría por primera vez en su historia a jugar la Bundesliga e incluso a jugar competiciones europeas (Copa UEFA 05-06). Pero como de costumbre el fútbol no es justo, al final de la temporada 2006-2007 el equipo regresó a la segunda división y a pesar que se mantuvo otra temporada intentando el ascenso, al final de la temporada se hizo a un lado.

Jürgen Klopp tomó el mando del Borussia Dortmund, un club que pasó de las glorias de la Champions a declararse en quiebra entre los años 1997 al 2005. Armó un equipo plagado de jóvenes y comenzó su revolución. Siempre llamó la atención su estilo inusual para un medio donde los trajes y la mesura son lo "correcto". Incluso alguna vez en una entrevista mencionó que su imagen "descuidada" y la relación cercana con sus jugadores, que acostumbran apodarlo "Kloppo", no habían convencido a la directiva del Hamburgo quienes creían que estos elementos le restaban autoridad.

Anuncios

En el área técnica del Westfalenstadion (o Signal Iduna Park) aparecía un hombre en pants, gorra, lentes y una barba descuidada que manoteaba, brincaba, gritaba y gesticulaba en 90 minutos más que cualquier alemán promedio en un año entero. Comenzaron los años de un estilo de juego que hizo voltear a toda #Europa. Extremadamente rápido, ofensivo y contundente, esto rematado con una afición que recuperó el fervor por su equipo y que lo hacía prácticamente invencible de local. El mundo comenzó a hablar sobre los jóvenes que tenía el Dortmund: Hummels, Gündoğan, Şahin, Kagawa, Błaszczykowski, Reus, Götze y Lewandowski. Poco a poco comenzaron los éxitos. Bicampeón en 2010-11 y 2011-12, campeón de copa en 2012, campeón de la súper copa alemana 2013 y 2014 así como finalista en la Champions 2012-13. Todo iba en camino a ser un equipo de época, pero el mercado del fútbol tenía otros planes.

"El Bayern se maneja en el fútbol de la misma forma en la que se manejan los chinos en la industria. Ven lo que otros están haciendo y luego lo copian con otras personas y con más dinero. Para luego dominarte".

Poco a poco vio como su creación era desmembrada.

Anuncios

Şahin salió al Madrid, Kagawa al United, y las que más le dolieron; Götze y Lewandowski al Bayern, especialmente la primera ya que fue anunciada 36 horas antes de la semifinal frente al Real Madrid. Un golpe bajo. La segunda se confirmó un año después.

La Bundesliga 2014-15 comenzó estrepitosamente para Klopp y sus dirigidos concediendo el gol más rápido en la historia de la liga, bastaron 9 segundos, durante el partido inaugural de la temporada frente al Bayer Leverkusen. Mal augurio de lo que vendría. Después de 34 jornadas de altibajos, incluso cayendo a plazas de descenso, terminó en un decoroso 7° lugar. Una temporada donde partidos que parecían ganados se les fueron de las manos e incluso se observó tensión entre los jugadores y el D.T. que no se había mostrado en estos 7 años, lamentablemente los ciclos terminan. Queda para el recuerdo su última gran victoria frente al Bayern, eliminándolo en la semifinal de la copa alemana en una extrañísima serie de penales. Semanas después perdería la final frente al Wolfsburgo en el último partido como DT del Dortmund.

Tipos como Jürgen Klopp deben de ser celebrados, sus principios van contra el "establishment" del fútbol moderno. A lo largo de su carrera se ha esforzado por recuperar el lado humano del futbolista y del deporte mismo. Será recordado como el D.T. más ganador en la historia del Borussia Dortmund, que levantó una resistencia frente al monopolio que representa el Bayern en Alemania. Pero también como ese loco que llevó a sus jugadores en la navidad pasada a servir cervezas a un bar como disculpa a sus aficionados por la terrible temporada, que camina solo a casa después de una derrota para analizarla una y otra vez, que prefiere entrenar en un parque público en Londres que en el Emirates, que fue suspendido y multado con 10 mil euros por hacer un escándalo frente al 4º arbitro, que se volvió completamente loco cuando el Dortmund logró el milagro en 2 minutos frente al Málaga y que se ha ido en lágrimas cuando llegan las despedidas.

Klopp dijo al salir del Mainz: "La próxima vez que entrene un equipo lo haré con menos de mi corazón", por el bien del fútbol ojalá nunca cumpla esa promesa. #Futbol #Champions League