El 2 de junio Joseph Blatter renunció a la presidencia de la FIFA, todo esto por la presión internacional generada por las investigaciones judiciales en Estados Unidos en contra del organismo. Así terminó una dictadura que desde 1998 regía al fútbol mundial.

En unos meses se conocerá al nuevo presidente de la FIFA, quien tendrá la tarea de limpiar de corrupción al organismo y ganar la confianza de patrocinadores, gobiernos, pero sobretodo de los aficionados al fútbol.

Para ello, el nuevo dirigente deberá tomar en cuenta muchas sugerencias, por lo que se recopilan algunas de ellas, unas elementales y otras más complejas, pero que sin duda serán para mejorar el aspecto deportivo y hacer más limpios los negocios dentro del fútbol.

Transparencia.- La FIFA deberá contar con cuentas y acciones transparentes, deberá revelar los ingresos que percibe y el destino de cada dólar ganado.

Democracia.- Las votaciones y la toma de decisiones deberán ser democráticas, siempre en beneficio del deporte, basta de poner por delante el negocio sacrificando lo elemental, el juego.

Investigación de federaciones nacionales.- A nivel local la FIFA debe exigir que sus presidentes de federaciones y asociaciones nacionales no ocupen sus respectivos cargos por más de 5 años, para que el movimiento de ideas sea la constante y no las dictaduras como sucede actualmente en España o México.

Fusión en América.- Concacaf y Conmebol deben fusionarse para crear una Confederación Americana de Fútbol (de todo el continente), donde eliminatorias mundialistas, copas de Clubes (se daría prioridad al nombre de #Copa Libertadores) y de naciones (Copa América) se lleven a cabo con la participación de todas las nacionales afiliadas de la región, no de subcontinentes. El gran ejemplo de esta organización es la UEFA, inclusive las confederaciones Asiática y Africana tienen mejor organización y transparencia que Conmebol y Concacaf.

Promoción del fútbol femenil.- Que el negocio también se lleve a la rama femenil, para beneficio de la jugadoras y así cada país afiliado tenga ligas femeninas competitivas.

Desarrollo de regiones rezagadas.- En materia deportiva, pero también social, FIFA puede contribuir al desarrollo de países generalmente marginados de justas internacionales y de triunfos en el fútbol. El espectro es amplio, desde gran parte de África y Asia, hasta el Caribe y las islas de Oceanía.

Apoyo a asociaciones de jugadores.- En países como México no existe ninguna instancia que defienda los derechos laborales de jugadores, la FIFA deberá intervenir (junto con los gobiernos locales) en contra de los abusos de los dueños de clubes.

Promotores al banquillo.- Los clásicos intermediarios vendedores de humo, los promotores, deberá desaparecer del fútbol, la FIFA tiene que poner un alto a las prácticas poco leales y sucias de estas figuras, que sólo ganan dinero y empañan el espectáculo.

Así las cosas, el organismo tendrá mucho trabajo por hacer, aunque no esperemos mucho de ellos. #Futbol #Champions League