Seguramente no nos notaron atemorizados. Tampoco pensaron en dónde íbamos a buscar refugio. Uno jugó todo el partido; el otro, un pequeño tramo. Xavi, campeón; Pirlo, inconsolable derrotado. Sin embargo, lo sucedido no eclipsa, de ninguna manera, lo que han regalado al fútbol; mucho menos, el esfuerzo por dar el concierto de tiempo, espacio e inteligencia que, por ahora, se despide del césped europeo, para dar paso al extravagante oeste de Asia, en el caso de Xavi y, por el lado de Pirlo, probablemente, a la noctámbula Gran Manzana.

Ambos lo intentaron en el tiempo que estuvieron dentro del campo. Pirlo jugó todo el partido, trató de entrar en armonía con sus compañeros, se mostró y pidió el balón y tocó con precisión en el espacio corto; sin embargo de poco sirvió, pues sus envíos largos, esos que lo convertían en un lanzador mortífero, terminaban en los cuerpos de Piqué y Mascherano, o fuera de la cancha.

Anuncios
Anuncios

Parecía un navegante a punto de naufragar en la isla de la desesperación.

A Xavi le dieron 18 minutos de juego. Pero, esta vez, no pudo dirigrir la orquesta. A diferencia de las anteriores finales en las que era el titiritero de su equipo, en esta ocasión se convirtió en un actor de reparto. Esta vez corrió y mordió; eso sí, se ensució el uniforme con elegancia. Un par de veces dio panorma claro para sus compañeros, desahogó la presión, portó la cinta de capitán que le dio Iniesta, con el carácter necesario, como siempre lo hizo con esa seis en la espalda. Le alcanzó para ganar la quinta "orejona" para el Barcelona.

Xavi levantó la Champions por cuarta ocasión en su carrera. Se despidió en todo lo alto con un triplete. Pirlo se encogió de hombros y lloró desconsolado, mientras Xavi lo abrazó en una imagen histórica.

Anuncios

Ambos son ganadores, ambos probaron la victoria y la derrota. Dos cracks, metrónomos de equipos y arquitectos de triunfos, los últimos masajistas del balón. Ante la nubosidad que deja su partida de canchas europeas, debemos decirles como escribió Roger Waters: "Adiós, cielo azul" #Futbol #Champions League