Esta vez fue en São Paulo, en el Allianz Parque, donde se escribió una nueva página en la histórica rivalidad #Futbolística entre México y Brasil, luego de haberse enfrentado hace casi un año en el Mundial que organizó el país sudamericano, se llevó a cabo este compromiso amistoso que sirvió como preparación para ambas escuadras de cara a la Copa América de Chile.

El partido inició con jugadas de ida y vuelta, donde el medio campo era saltado por trazos largos que llegaban a las áreas del terreno de juego, que lució maltratado por la actividad constante que se ha llevado en ese recinto.

Parecía que los mexicanos lograban encontrar profundidad, pero la delantera no estuvo en óptimo nivel, cabe destacar la actuación de Jesús "Tecatito" Corona, que en los primeros veinte minutos encaró y le dio una cara fresca y agresiva a la escuadra, como lo hizo en el compromiso anterior ante Perú pero como cambio, sin embargo no pudo asociarse con alguien más para armar jugadas de cara a la portería contraria.

Los brasileños empezaron con toques rápidos, desplazamientos largos, y con formas acertadas de aprovechar los errores en la parte trasera de los rivales. El primero de los fallos corrió a cargo de Jesús Corona, quien al querer adivinar el tiro de Philippe Coutinho descuidó el poste que resguardaba y permitió la primera anotación de la Verde-Amarela.

La segunda imprecisión fue de Rafael Márquez quien por no decidirse a ir por la pelota, permitió que Elias se metiera al área, pasara el esférico a Diego Tardelli para que éste sólo tuviera que meter la redonda entre los tres palos.

Todo esto sucedió en la primera parte, mientras que en el segundo tiempo, el espectáculo se olvidó y los cambios aparecieron para cada selección, seis de cada lado, lo que alentó el duelo y frenó las aspiraciones para los fanáticos de observar jugadas de elaboradas o más anotaciones en el enfrentamiento, además de generar un ambiente de conformismo para ambas escuadras.

Por lo mostrado en el campo, Brasil está carente del futbol que lo caracteriza, la incorporación de Neymar, Dani Alves y otros más, le vendrá bien al ataque de la Canarinha su defensa por el momento es lo más sólido que muestra en su estrategia. Mientras que a México le falta orden en su planteamiento, una delantera que se entienda y más circulación del esférico a ras de pasto.

Con el plantel limitado que la Selección Mexicana tiene para este torneo, Miguel Herrera tendrá que plantear una mejor estrategia, ya que con lo visto ante los brasileños, hay varias naciones que les podrían pasar por encima a los aztecas, así que si no se quiere tener una actuación desastrosa, un mediocampo más consistente podría ayudar a equilibrar los aciertos y errores.