Pocos imaginaron que Roland Garros terminaría así para Rafael Nadal su máximo monarca. El español, 9 veces ganador del torneo, con 35 victorias consecutivas y una sola derrota en París, fue avasallado por el tenista número uno del mundo, Novak Djokovic, en tres set: 7-5, 6-3, 6-1.

Con la primera victoria ante Nadal en Roland Garros, "Nole" avanzó a las semifinales y sigue su búsqueda por el único torneo de Grand Slam que le hace falta. La derrota, inesperada en su forma, no sólo significó la sucesión de corona para Rafa, sino que su ranking cayó hasta el número 10.

El duelo entre el mallorquín , quien se ganó el apodo de "Matador" en buena medida por sus actuaciones en París, y el serbio con su récord de 14-0 en arcilla este año, se presumía muy temprano, pero el destino dictó que el mejor tenista o el rey de Roland Garros, caerían en cuartos de final.

Anuncios
Anuncios

Y cumpliendo con lo que prometían sus raquetas, el juego comenzó con el mejor despliegue que se puede pedir. Ambos defendieron el saque, pero el serbio de forma silenciosa, casi imperceptible, se hizo más fuerte. El 25% de efectividad en el segundo saque de Nadal se notó hasta el juego 11 con "Nole" arriba en el set 5-6. En duelo de alta precisión, fue un fallo el que inclinó la balanza y no fue una falla menor. Nadal erró un smash en lo profundo de la cancha y dio una quinta oportunidad a Djokovic que no desaprovechó para atrapar el escurridizo set.

Con la primera manga para Novak, nada estaba seguro, pues la historia cuenta con momentos difíciles para Nadal y apenas una derrota. Sin embargo, algo era diferente. El "Matador" sufría para mantener su servicio, mientras que el serbio se veía firme en lo profundo de la cancha e intratable en la red con una volea que fue mágica durante todo el juego.

Anuncios

En el juego siete, empatados 3-3, el de los Balcanes encontró su primer oportunidad de quiebre y tras dos chances perdidas, envío una centella a la derecha de el "Matador" que no pudo contestar tras correr de una lado al otro. 5-3 arriba, Djokovic estaba en posición inmejorable, pero un falló le dio vida a Nadal que con su saque extendió el game 40-40. Nadal evitó dos break points, pero dos equivocaciones de otro Nadal, sentenciaron el set: primero, un smash que jugó al lado de Djokovic que respondió. Inmediatamente después, sobre la red, pegó una volea que se hizo ancha. Nadal estaba dos sets abajo, un terreno desconocido. El número uno del mundo hizo revolución en París y puso al rey de Roland Garros en suelo de plebeyos.

Los golpes y la firmeza de Novak fueron más devastadores de lo que cualquiera pudo imaginar. En el tercer set el español ya no estaba en terreno de mortales, sino de desahuciados. Perdió su primer saque y en el tercer juego, 0-2 abajo, Nadal comenzó con una doble falta que trajo algo de tristeza a los vientos de cambio que soplaban en la cancha Phillipe Chatrier.

Anuncios

Djokovic no era más firme, ya era avasallador. Incluso su juego era hasta cruel. Sacaba ventaja en los juegos 30-0, 40-0, para luego titubear, como errores premeditados que daban esperanza al rival, para después llevarse como si nada el game. Apenas un juego, el número 5 del set, perdió "Nole" que supo finiquitar el duelo con la misma frialdad y dureza que Nadal mostró en sus nueve años de reinado. Ambos tenistas tuvieron 30 errores forzados, pero Djokovic fue implacable, imposible, con 45 golpes ganadores, contra 16 de Nadal, quien a pesar de haber tropezado alguna vez en París, nunca se había visto tan humano. #Deportes Ciudad de México #Deportes Jalisco #Deportes Morelos