El temperamento del ‘Piojo’ fue un factor determinante para su cese como técnico de la Selección Nacional de México, anunciado este martes 28 de julio por Decio de María en conferencia de prensa. Para nadie era un secreto la forma de ser de Miguel Herrera, quien desde su etapa como jugador se caracterizó por su carácter beligerante.

En los noventa Miguel Mejía Barón lo excluyó de la lista definitiva de jugadores para el Mundial de Estados Unidos 1994, esto tras un altercado en un partido eliminatorio contra Honduras, en el cual Herrera salió expulsado. Ese mismo año, como jugador del Atlante, protagonizó una gresca contra un aficionado del León. En 1997, ya en sus últimos años como futbolista profesional, fue parte de una batalla campal durante un amistoso entre Toros Neza y la Selección de Jamaica.

Años después, ya como técnico del ‘Tri’, el ex timonel nacional no se guardó el coraje contra Mejía Barón y llegó a llamarlo “desviado sexual”. Esta última es solo una muestra de la falta de diplomacia que caracterizaron las declaraciones del estratega desde su arribo al banquillo de la Selección Nacional, el 18 de octubre de 2013.

Durante el Mundial de Brasil 2014 los festejos desaforados del técnico de México fueron noticia a nivel internacional. Entonces nadie se quejó de su desparpajo, incluso podíamos presumir de tener al timonel más folclórico de la justa. Los resultados no fueron diferentes a los de las últimas dos décadas: el equipo nacional fue eliminado en Octavos de Final por sexta ocasión consecutiva.

Sin embargo, sus desencuentros con la prensa eran una bomba de tiempo que tarde o temprano estallaría. Esto sin tomar en cuenta las expresiones de su hija Mishelle Herrera, también conocida como ‘La Piojita’, quien se volvió noticia desde mediados de 2014 por sus publicaciones en twitter, donde llamó “tetos” y “estúpidos” a quienes se quejaban por los resultados del equipo.

El conflicto con Christian Martinoli fue la gota que faltaba, se volvió de proporciones que volvieron insostenible la permanencia de Herrera en el banquillo, pese a haber ganado la Copa Oro 2015. La desavenencia entre ambos personajes comenzó en junio, cuando tras la eliminación de México en la Copa América el comentarista deportivo dijo al aire "México lo que necesita es un entrenador y no un porrista, un entrenador y no un marketinero”. Esto último hacía referencia a la gran cantidad de publicidad en la cual participó Miguel Herrera, incluida una mención en twitter a favor del Partido Verde, con la cual violó la ley electoral del país.

Tras estos comentarios el ‘Piojo’ respondió a los mismos durante una conferencia de prensa posterior: “Hay sólo un tipo que me ataca y ya sabrán ustedes quién es, me lo encontraré y discutiré con él. Ustedes no me molestan", comentó ante los medios.

Anuncios
Anuncios

La discusión entre ambos continuó en las redes sociales e incluso hizo eco en varios medios nacionales.

El pasado lunes 27 de junio ambos se encontraron en el aeropuerto de Filadelfia, cuando se preparaban para abordar un vuelo de regreso a México. Martinolli reportó que el ‘Piojo’ lo encaró, le reclamó airadamente e incluso le lanzó un golpe. El altercado se volvió noticia rápidamente, se difundieron vídeos y declaraciones de testigos. Finalmente la Federación Mexicana de Fútbol no tuvo otra opción: Miguel Herrera fue despedido.

“Buenas Tardes. La violencia no cabe en la sociedad, en la familia y mucho menos en ningún deporte. Nadie que quiera imponerse con agresiones y no con ideas y conceptos sobre el principio de la libertad de expresión, puede ser miembro de la Federación Mexicana de Fútbol”, declaró Decio de María, Presidente de la Federación, al inicio de la conferencia en la cual anunció lo inminente. #Futbol #Deportes Ciudad de México