A través de un comunicado Michel Platini anunció oficialmente su candidatura para la presidencia de la #FIFA y convertirse en el sucesor de Joseph Blatter, quien decidió renunciar a su puesto tras los recientes escándalos de corrupción.

Para el actual presidente de la UEFA la FIFA ha tenido una estabilidad paradójica pues no ha evolucionado económicamente a la misma medida que el deporte, por lo que aseguró devolverá al organismo rector del fútbol la dignidad que perdió hace mucho tiempo.

En cuanto a los hechos de corrupción descubiertos bajo la dirección de Blatter expresó que obligaron a los actuales directivos a cambiar la manera de liderar y pensar entregando así a la organización a una generación de relevo.

Anuncios
Anuncios

Asimismo presentó su candidatura como la candidatura del respeto y la humildad. El respeto con la diversidad el balompié a nivel mundial y con la humildad, convicción y entusiasmo de que el éxito no se consigue solo.

El primero en pronunciarse en contra de esta candidatura fue el príncipe Ali de Jordania, quien aseguró que la FIFA merece más que Platini. Es de recordar que Ali bin Al-Hussein fue derrotado en las elecciones pasadas por Blatter con una diferencia de 56 votos.

El aristócrata además hizo alusión a la posición de Platini asegurando que el exjugador francés es “de los arreglos en pasillos". Sentenció que estas prácticas deben ser eliminadas del máximo organismo del #Futbol mundial para que la afición y jugadores retomen la confianza en sus dirigentes.

Aún no está claro si el Príncipe considera volver a lanzarse a la presidencia, pero si recordamos que su candidatura fue apoyada por Platini y la UEFA en las pasadas elecciones.

Anuncios

A sus 60 años Platini ha tenido una carrera plagada de éxitos. Que van desde ser el primer jugador en haber obtenido tres Balones de Oro, autor de 365 goles hasta ser la mano derecha de Blatter y dirigir desde hace ocho años la UEFA.

Ahora decide ir un paso más allá en su carrera y convertirse en el nuevo jerarca del fútbol mundial en el que de seguro llevará su punto fuerte a la organización, su rebeldía y figura fuerte en el futbol mundial. Sin embargo sus relaciones demasiadas cercanas durante mucho tiempo con el cuestionado Blatter podrían causarle un revés en su nueva meta.