Se volvió a repetir, una copia fiel de lo sucedido en el partido contra Costa Rica, #México llega a una final gracias al arbitraje de un silbante norteamericano que marcó un penalti inexistente, una actuación terrible del equipo mexicano y la última etapa del partido en tiempo reglamentario se convirtió en un auténtico circo.

Un error arbitral del señor Mark Geiger hace que México llegue a la final en un partido espantoso; donde no hubo buen #Futbol por parte de los nacionales, no se jugó bien, se merecía perder, hasta el más incrédulo lo aceptaría.

Entonces ¿De quién es la culpa? Diría que ni siquiera del árbitro aunque se convirtió en el gran protagonista a pesar del error, la culpa es de esos "grandes" jugadores que pertenecen a la selección, un equipo mediocre que no levanta, sólo con ayuda de los silbantes.

Anuncios
Anuncios

No es posible aceptar como mexicano lo que hoy sucedió, no es posible seguir aceptando regalitos arbitrales, no es posible aceptar a un director técnico que sólo le interesa hacer comerciales y quien culpa a los silbantes si se marca "mal" en contra de México, no es posible tener a un personaje como "El piojo" al frente de la selección, que razón tienes Martinoli, ahora más que nunca te entiendo.

Patético, hoy fue un partido dramático en todos los sentidos y entre "el no fue penal", las tonterías arbitrales que provocaron la violencia en la cancha y la incapacidad futbolística del equipo mexicano, se convirtió en el momento más penoso de la Copa Oro 2015.

¿Qué pasará el próximo domingo? ¿México será digno de ser campeón de este torneo? Si no merecía llegar a la final, menos ser campeón, creo que como mexicano decente tengo que aceptar que la selección nacional no se lo merece, ha hecho más en todos los sentido el otro finalista, el sorprendente equipo de Jamaica.

Anuncios

Sólo espero que para el próximo domingo los "reggae boys" tengan la mejor actuación de su historia y le den una lección a los nacionales para ver si en algún momento despiertan de esa sequía de goles. Espero que Jamaica sorprenda a México en la cancha y los caribeños se lleven la copa.

Es indignante no haber decido entregarle el resultado a Panamá, es injusto cuando los canaleros jugaron mucho mejor a pesar de sus deficiencias, se proponía fallar el penal, pero cómo el director técnico quiere seguir con su minita de oro pues anotemos, hubiese sido de gran valor decidir lo contrario pero no fue así.

Esta noche me iré a dormir con un sabor de boca amargo y es cuando me doy cuenta hasta dónde llegan los intereses personales y hasta dónde el futbol ya no es un deporte, más bien se convierte en un gran negocio. #Copa Oro 2015