Tigres está más cerca de ser Campeón de la Libertadores de lo que ha estado cualquier otro equipo de México. El empate a cero en el Estadio Universitario deja todo para definirse el próximo 5 de agostos en Estadio Monumental; sin embargo, no haber recibido ningún gol como local puede significar una ventaja, la cual no tuvieron los dos equipos mexicanos que disputaron la Final de este torneo anteriormente.    

En el 2000 Cruz Azul enfrentó a Boca Juniors, contra el cual perdió por la mínima como local en el Estadio Azteca; posteriormente los mexicanos ganaron por la misma diferencia en la Bombonera y todo se definió en penales a favor de los argentinos. Por su parte, en 2010 Guadalajara perdió 1-2 contra el Internacional, de Brasil, en el Omnilife; más tarde volvieron a caer, esta vez 3-2, en el Estadio Beira-Rio, en Porto Alegre.

Con estos antecedentes no es baladí reconocer el mérito de Tigres por sacar un empate a cero en casa. Aunque con el reciente cambio de reglas el gol de visitante ya no vale más, como sucedía anteriormente. Por lo cual el partido de Vuelta será completamente a matar o morir. Un empate 1-1 no le daría el título a Tigres, como hubiera pasado con la regla del gol de visitante.

A pesar de esto, el empate momentáneo dejó mejor parado a los mexicanos que a los argentinos. El equipo sudamericano apostó por presentar un aparato defensivo sólido y cortar constantemente el juego del rival, contra el cual cometieron más de veinte faltas. Aunque Tigres tampoco demostró un dominio claro del terreno de juego y le faltó creatividad en la ofensiva; generó más oportunidades de gol, sobre todo en los últimos minutos, durante los cuales tuvo al equipo rival contra las cuerdas.

Marcelo Barovero, portero y capitán del River Plate, fue la figura del partido. El arquero argentino tuvo al menos cuatro intervenciones claves para evitar recibir un gol. Las dos más destacadas fueron: un tiro libre cobrado al 60’ por Junninho, quien lanzó un disparo raso pegado a la base inferior del poste derecho; ya en los últimos minutos Jürgen Damm recibió un pase filtrado en el área grande, quedó solo ante el portero pero este le cerró el ángulo y evitó nuevamente una anotación.

Para el partido de Vuelta el equipo bonaerense tendrá dos bajas significativas: la primera es el  lateral derecho Gabriel Mercado por acumulación de tarjetas amarrillas, en este juego fue uno de los encargados de anular al atacante francés de Tigres André Gignac; la segunda es la del técnico Marcelo Gallardo, quien fue expulsado al 71’ por reclamar airadamente al árbitro.  

Los aficionados de Tigres, considerados uno de los más fieles del #Futbol mexicano, se quedaron con ganas de gritar un gol en el Estadio Universitario, el cual lució un lleno total e incluso se vieron estallar fuegos artificiales tras el silbatazo final. Ahora será Tigres quien deberá soportar la presión de los aficionados de River el próximo miércoles 5 de agosto en el Monumental.

Tigres puede ser Campeón de la Libertadores. Durante este torneo ya visitaron antes este mismo estadio, del cual sacaron un empate 1-1. No es descabellado que el equipo comandado por Ricardo Ferreti, un experto en manejar resultados y cerrar partidos, puede estirar el empate hasta forzar los penales o incluso sacar un triunfo por la mínima en Buenos Aires.   #Deportes Ciudad de México