Los Tigres de UANL, lograron una sufrida victoria de 2-1, ante el Isidro Metapán del Salvador, en lo que significó su debut en la Liga de Campeones de la CONCACAF 2015; Adelantó por el Isidro, David Rugamas y descontó en doble ocasión Alonso Zamora por Tigres, en los minutos finales.  

Después de la dolorosa derrota en la final de la Copa Libertadores, frente al River Plate, Tigres salió en busca de revancha en un torneo internacional. Con un cuadro alternativo y ante una entrada muy lejana a lo acostumbrado, en el Estadio Universitario, los felinos se midieron ante el Isidro Metapán del Salvador.

Comenzado el encuentro, los Tigres se mostraron propositivos y se apoderaron del esférico, pero en poco tiempo, el parado táctico del Isidro tomaría ventaja. Al minuto 5’, el dorsal número 9, David Rugamas, aprovechó una jugada en contra golpe, para adelantar a la visita, tras definir un mano a mano, frente al guardameta Enrique Palos, el 1-0.

Con el marcador a su favor los “cementeros” se mostraron aún más decididos, pero fieles a su estrategia, continuaron con su parado defensivo en busca de contrataques que hicieran daño a los felinos, que ya con la presión del marcador, se volcaron al frente descuidando por momentos su zona baja.

Al minuto 11, los Tigres tendrían la jugada más peligrosa, tras una tiro libre por el costado izquierdo del área grande, Jesús Dueñas trató de sorprender con un disparo raso a primer poste, que apenas y pudo salvar en la línea el arquero Henry Hernández, quién reaccionó también en segunda instancia al contra remate de Egidio Arévalo, salvando de todo peligro su portería.

El primer tiempo fue de total dominio felino, pero sin precisión en el último toque, apenas y tuvieron jugadas para inquietar a un muy bien parado Isidro Metapán, que tuvo el dos a cero en sus pies, pero erró en el mano a mano. Entre más abucheos que aplausos ambos equipos se fueron al vestidor.

La segunda mitad sería una réplica exacta de lo acontecido en los primeros 45 minutos. Un Tigres insistente, pero con poca puntería, ante unos “cementeros” ordenados tácticamente y punzantes a la hora de ofender.

Pero al minuto 59’, los felinos verían su oportunidad más clara, al decretarse penal, tras una falta sobre Jorge Estrada, situación que no supo aprovechar Joffre Guerrón, quien busco más la potencia que la colocación y vio como Hernández rechazaba su disparo, ya era figura el guardameta salvadoreño.

Tras el penal errado, se pudo observar a unos Tigres totalmente desdibujados, situación que obligó a Ricardo Ferreti a darles ingreso a Jorge Espericueta, Jürgen Damm y Amaury Escoto, en busca de revivir a su equipo.

Y al 83’ el “Tuca” recibiría una “Manita”. Alonso el “Manitas” Zamora, empató el encuentro, definiendo a puerta abierta, tras un espectacular cobro de tiro libre de Espericueta, quien puso el esférico en el ángulo superior izquierdo, pero vio frustrada la anotación gracias al gran lance de Hernández, que dejó tendida la bola para el contra remate de Guerrón, que disparo desviado, pero en su fortuna encontró los pies de Zamora, quien definió sin problemas para firmar el 1-1.

Con el estado anímico de su lado los felinos se lanzaron al frente buscando devorar a su rival. Situación que encontraron al 85’, nuevamente por conducto del “Manitas”, quien definió de media vuelta, tras un cobró de tiro de esquina a primer poste, decretando el 2-1 final, ante el júbilo de los aficionados auriazules.

Todavía en los minutos finales, ambas escuadras tuvieron la oportunidad de mover el marcador, pero ambos fallaron al momento de definir. Con el marcador final de 2-1, los Tigres obtuvieron sus primeros tres puntos, dentro del grupo B, de la Liga de Campeones de la CONCACAF, mientras que el Isidro Metapán, firmó su segundo descalabro. #Futbol