¿Servirá de algo la posible salida de Sergio Bueno de Cruz Azul? La respuesta no se sabe, pero por el momento dejará contenta a toda la afición cementera que no aprobó su llegada al banquillo azul, además de calmar los innumerables reclamos hacia la directiva que preside Guillermo Álvarez.

Será algo ilógico pensar lo siguiente: pero el menos culpable de lo que vive actualmente la Máquina es Sergio Bueno. Él al igual que los diversos técnicos que han llegado a dirigir el cuadro cementero, son parte de la mala planeación deportiva que ha existido desde hace más de 17 años, prueba de ello es que desde 1997, los azules no han podido conseguir su noveno título y preservar su legado de “equipo grande”.

Anuncios
Anuncios

Es por eso que da la sensación que ‘Billy’ Álvarez está más enfocado en temas económicos de la Cooperativa, y no en los asuntos deportivos del club. No se le puede negar que torneo a torneo invierte en jugadores, pero la solución a los problemas que arrastra torneo a torneo no radica en traer elementos de gran trayectoria o de bajo perfil a la institución, porque si piensa que así obtendrá los resultados deseados, está equivocado; salvo si contratara a las máximas figuras del #Futbol europeo con un técnico multiganador para que dominen la Liga de inicio a fin. 

Pero como esto jamás sucederá, lo ideal es que el cambio inicie desde la presidencia, posteriormente evaluar el desempeño de administrativos, directivos, quienes se encargan de contratar a jugadores y cuerpo técnico, además de fortalecerse con un análisis FODA, que consiste en dar a conocer las fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas de cualquier entidad.

Anuncios

Efectuar esta herramienta acabaría con diversos males que han perseguido al cuadro capitalino y con ello, los buenos resultados se reflejarían en la cancha. tTal y como lo venía implementando el ex técnico Sergio Markarián, quien impregnó un estilo de juego, le dio oportunidad a los canteranos y le devolvió alegría a la afición cruzazulina, pero al no ganar el título del Clausura 2008 y la mala relación que empezó a tener con los líderes del equipo por dejarlos en el banco de suplentes, ocasionaron que el Mago dejara la institución y su buen trabajo se fuera a la basura.

Despedir a Sergio Bueno no será la solución a los problemas que rodean al Cruz Azul, pero ojalá sirviera para que la directiva por fin se replantee en crear un plan de trabajo deportivo a largo plazo y no recurra al círculo vicioso de reciclar entrenadores que sólo llegan a la dirección técnica por el buen sueldo que se les da, olvidando el lado futbolístico y el amor de la hinchada hacia el cuadro cementero. #Televisión #México