Los Tigres de la UANL dividieron puntos con las Chivas. En un encuentro donde los felinos habían dominado sin problemas, terminó pesando la equivocación de Jesús Dueñas, que se fue expulsado al minuto 54’; y empataron 2-2 con el rebaño sagrado.

En el último partido de la jornada 3 de la Liga BBVA Bancomer, Tigres y Chivas salieron urgidos de puntos, mientras que los felinos buscaban un triunfo que les recobrara el ánimo después de perder la final de la Copa Libertadores, el rebaño salía en busca de puntos para librar el tema del descenso.

El encuentro comenzó con unos felinos hambrientos de triunfo, que buscaban mediante Jürgen Damm  y Javier Aquino, hacer daño por las bandas, ante unas Chivas expectantes que buscaban sacudirse la presión de los primeros minutos, ante un Estadio Universitario repleto.

 Al minuto 18’, llegaría una mala noticia para Tigres, el capitán Juninho tuvo que ceder su lugar en el terreno de juego al juvenil Antonio Briseño, debido a una lesión, que se suma a la baja de Hugo Ayala.

Con el control del juego pero sin ventaja en el marcador, los felinos se encontraban al asecho con desbordes frecuentes de Damm y Aquino, y un hambriento André-Pierre Gignac. 

No tardó mucho en caer el gol, al 31’ Briseño debutó como goleador en la primera división, al  rematar de cabeza un balón cobrado por Rafael Sobis en tiro de esquina, el 1-0 felino. Sacudidos por el gol de Tigres, la Chivas trataron de adelantar líneas y nivelar un poco el juego, dominado hasta ese momento por los auriazules.

Sin embargo, la suerte no le sonrió al rebaño, ya que a segundos de terminar el primer tiempo, Jesús Dueñas, filtró de extraordinaria forma un balón a los pies de Gignac, quien hizo ver mal al zaguero Carlos Salcido, realizando un espectacular túnel y definiendo a primer poste, ante la salida del guardameta “Toño” Rodríguez, para firmar un poema de gol, su primero en la liga mexicana.

Con el 2-0 a favor de los Tigres, ambas escuadras se fueron a los vestidores. Comenzado el segundo tiempo, la tónica del partido seguía siendo la misma, con un Tigres dominador y unas Chivas más ocupadas por defender que atacar.

Al 54’, la cara del partido cambió drásticamente, Dueñas se equivocó de fea forma y terminó siendo expulsado del encuentro, tras una artera falta sobre el tobillo de Salcido, quien tuvo que salir de cambio.

Con un hombre menos y con un tiro libre en puerta, no le quedo más a Ricardo Ferreti que reacomodar sus líneas, y retiró del campo a Sobis, para darle ingreso al medio de contención Egidio Arévalo. Sin embargo, poco pudo hacer el cambio, Raúl López, cobró de forma magistral el tiro libre y puso en la pizarra a los visitantes, 2-1.  

El control del juego pasó a los pies del rebaño que parecía no sabían cómo hacerle daño a su rival, que solo buscaba el orden táctico y esperaba alguna jugada en solitario de sus delanteros.

Agobiados por la presión de Chivas y por el hombre de menos; al 80’, el rebaño por fin encontró su premio, Ricardo Vázquez aguanto una bola en el borde del área y tras una media vuelta, firmó un golazo que significaba el 2-2, resultado que ya no se movería.

En los minutos finales, Gignac se perdería una clara ocasión de gol; al recibir un extraordinario pase largo de Guzmán, erró de fea forma un remate casi de trámite, tras haberse sacudido la marca de Chivas. Todavía al 94’, el propio Nahuel, se fue expulsado tras reclamos al árbitro, situación que obligo a Guido Pizarro a ponerse los guantes, ya que Tigres se había quedado sin cambios.

El tiempo le dio a Chivas una oportunidad más, de tiro libre, pero el mismo Pizarro se quedó con el esférico, tras un pobre disparo de Ponce, decretando el 2-2, como marcador final y otorgando su primer punto para ambas escuadras. #Futbol