Ha pasado más de una década desde que los #Oakland Raiders llegan a los playoffs, y esta “maldición” se debe en gran medida a las malas decisiones que la directiva del equipo ha tomado durante estos últimos años. Sin embargo, y como diría el grupo de rock germano, Scorpions, se siente un “viento de cambio” positivo en la bahía californiana. Este equipo en la División Oeste de la Conferencia Americana es y será siempre una de las organizaciones más emblemáticas de la National Football League (#NFL).

Tres nominaciones (enero de 2012, 2013 y 2015) tuvo que esperar el gran Mr. Raider, quien portara el número 81 en el jersey negro y plata durante dieciséis años (1988-2003), para celebrar su gloriosa entrada al Salón de la Fama de la NFL con 100 pases de anotación, sólo atrás de Cris Carter y Jerry Rice; 14,934 yardas totales en recepciones, el segundo total más alto en la liga; 1,094 recepciones, el tercero mejor; 3,320 yardas en regreso de patadas de despeje, quinto mejor en la historia de la NFL; y nueve temporadas con más de mil yardas por recepción, segundo mejor hasta el 2004; entre otros grandes números. También cabe destacar que en sus épocas colegiales con la Universidad de Notre Dame ganó el Trofeo Heisman, convirtiéndolo en el primer receptor en obtener dicho galardón. 

¿Qué futuro les espera a “los de negro y plata” esta temporada? El joven mariscal de campo, Derek Carr, contará en éste su segundo año en la NFL, con un arma que Jerry Rice, el mejor receptor de todos los tiempos y excompañero del ahora miembro del Salón de la Fama, catalogó como el “nuevo Tim Brown”; y me refiero a la primera selección de los Raiders en la cuarta ronda este año: Amari Cooper, quien tuvo números extraordinarios como receptor abierto con Alabama, y quien ganó el premio Biletnikoff y fue escogido de manera unánime All-American en el año 2014.

Además, la defensiva también apuesta por nuevo talento. Y quien sobresale en esta lista es el apoyador de segundo año, Khalil Mack, quienes muchos piensan que puede ser el alma que lleve a la defensiva Raider a ganar la batalla en las trincheras, sobre todo contra sus tres acérrimos rivales de división: Los Kansas City Chiefs, los San Diego Chargers y los Denver Broncos.

Y a partir de este año las riendas del equipo las toma Jack del Rio, quien jugó como apoyador y ha sido coordinador defensivo y entrenador en jefe anteriormente en esta liga. Por lo que se espera su experiencia y cercanía con los jugadores, además del gran entendimiento que tiene de este hermoso deporte, marque la diferencia que eleve a los Oakland Raiders nuevamente a la cima para mantener ese “Compromiso con la Excelencia” que el gran Al Davis siempre profesó, a su manera, hasta el día de su muerte (1929-2011).

Ahora, con grandes expectativas a futuro y citando al dueño finado de esta grandiosa franquicia, los fanáticos de los Raiders debemos decir: “Just Win, Baby!#Futbol americano