Después de dimes y diretes, la novela que protagonizaron el Real Madrid y el Manchester United por los porteros, el tico Keylor Navas y el español David De Gea, terminó aún más 'calientita' de lo que esperábamos después de que ambos clubes se culparon por no enviar o recibir los documentos correspondientes antes de la media noche del martes, tiempo límite para poder fichar jugadores y cerrar los traspasos.

Al finalizar el lunes, la Liga de #Futbol de España argumentó que los documentos de su fichaje por De Gea, del cual dependía el traspaso de Navas, no llegaron a tiempo. El conjunto merengue mencionó lo contrario al decir que tenían el correo electrónico que estaba en tiempo y forma para hacer oficial la transacción, sin embargo, La Liga no dio paso atrás y no hizo oficial el fichaje.

Anuncios
Anuncios

El Madrid había hecho una compra desesperada que no le va a llegar.

Al día siguiente, tanto el Real Madrid como el Manchester United explicaron lo sucedido por la noche, el conjunto de los 'Red Devils' mencionó que todos los documentos de De Gea estuvieron en la FA a tiempo, por lo que la culpa de la situación pasó directamente al Real Madrid. El equipo inglés mencionó de primera que ellos nunca buscaron una negociación de intercambio ya que ellos querían conservar a su arquero y después atacaron diciendo que pasadas las 21:30 mandaron los documentos necesarios a Madrid y no respondieron hasta 2 horas después con la documentación de De Gea sin firma y con cambios que alteraban la negociación y, además, la ponían en riesgo.

Cinco minutos antes de la media noche, Manchester recibió la cancelación del contrato de De Gea, pero la información que debía proporcionar el Real Madrid para la operación de Navas estaba detenida.

Anuncios

Hay que recordar que los movimientos eran dependientes uno del otro.

Dos minutos antes del cierre el Manchester envió el acuerdo en donde aceptaban todos los términos del traspaso, lo subieron al sistema de traspasos y quedaba esperar al Real Madrid. El conjunto merengue se seguía retrasando y así fue hasta 28 minutos después de las 12 donde apenas La Liga y el sistema de transferencias se enteraba que el Real Madrid estaba de acuerdo con los traspasos. Aquí ya fue demasiado tarde, tanto la Liga como el sistema, rechazaron por tiempo el traspaso y la historia será que ambos arqueros jugarán con sus actuales clubes por lo menos la primera mitad de la temporada.