Casi fue una década. Desde el 10 de diciembre 2006 a la fecha pasaron nueve años durante los cuales a Guadalajara se le negó cualquier festejo de Campeonato en el futbol. Una sequía que llegó a su fin la noche de este miércoles tras vencer 0-1 a León en la Final de la Copa MX Apertura 2015.

Era una sequía que además ya olía a maldición. Además de perder recientemente la Final de la  Copa MX Clausura 2015, en contra de Puebla por 4-2; en este lapso de tiempo Chivas acumulaba otras dos Finales perdidas: cayeron ante Pachuca en la Final de la Copa Campeones de Concacaf 2007 y ante el Internacional de Brasil en la Copa Libertadores 2010. Como dato curioso el único jugador de Chivas presente en todas estas cinco finales (las tres perdidas, la de Apertura 2006 y la reciente Copa MX Apertura 2015) es Omar Bravo.

Por eso cuando vencieron a Toluca en Semifinales, por 1-0 con gol de Omar Bravo, la encomienda era clara: esta Final si debían ganarla. Pero el panorama no era fácil, su rival fue León, el mejor equipo de la Copa, el cual no había perdido ningún partido en dicho certamen, además de sumar 20 goles a favor en ocho encuentros disputados. Por si fuera poco, el partido se juego en territorio de los esmeralda, el Estadio Nou Camp.             

Esta final significó además una reedición de la Final de Copa 1966-67, cuando León se impuso a Guadalajara por 2-1. En Copa Chivas es históricamente el equipos que más finales ha perdido, con seis derrotas en su haber. Otro dato histórico que parecía ensombrecer desde inicio las esperanzas del Rebaño Sagrado.   

A pesar de tener todo el panorama en contra, además de la presión que pusieron sobre sus hombros los medios de comunicación, los jugadores de Chivas salieron con actitud ofensiva desde el silbatazo inicial en el Camp Nou.

Desde los primeros minutos León encontró dificultades. Su defensa central Diego Novaretti sufrió una lesión y tuvo que ser sustituido al minuto 4’ por Jonny Magallón. Desde entonces se vislumbró que sería un juego de mucha intensidad, desgaste físico y emociones fuertes. Ambos técnicos pusieron sus mejores jugadores en la cancha, para darle el valor que merece una Final de Copa, valor que no se le había dado en los últimos años, desde que regreso este torneo en 2012.

Al minuto 44’ se vivió la jugada más polémica del partido. León salió en un contragolpe y Elías Hernández recibió el esférico adelante del medio campo, prácticamente solo. El portero de Chivas, Rodolfo Cota, salió hasta esta zona de la cancha a pelar el balón, se barrió de forma temeraria y desvió la trayectoria del esférico con las manos. Al ser una jugada manifiesta de gol, la mano pudo haber sido sancionada con roja directa. Sin embargo el árbitro, Jorge Isaac Rojas, solo le mostró la tarjeta amarilla al portero del Guadalajara.

El primer tiempo termino con los ánimos encendidos; por un lado los jugadores de León reclamaban la que debió haber sido expulsión de Cota, mientras por parte de Chivas Omar Bravo y Marco Fabián se quejaban de las numerosas faltas sufridas durante el primer lapso.

El complemento comenzó con un ritmo acelerado. Ambos equipos salieron a darlo todo con tal de buscar el gol, gracias a lo cual se vivieron al menos 20 minutos de un duelo intenso de ida y vuelta, con pocas pausas y con jugadas de peligro constantes en ambas áreas.

Al 50’, en una de las más claras, Carlos Fierro desbordó por la derecha y mando un centro raso, al cual parecía llegar Omar Bravo para empujar el esférico al fondo; incluso los comentaristas ya coreaban go… cuando apareció oportunamente Magallón, quien se barrió para desviar el balón a tiro de esquina. Un minuto después, ahora por la banda contraria, Bravo sacó un centró que botó peligrosamente en el área chica resguardada por Yarbrough. 

Seguir Leyendo #Crónica Jalisco #Deportes Ciudad de México #Deportes Jalisco