Los incipientes Juegos Mundiales de los Pueblos Indígenas están lejos de tener el impacto mediático y económico de las Olimpiadas, eso es claro. Para muestras basta mencionar a los dos corredores tarahumaras González Bautista y Silvino Cubesari Quimare, quienes ganaron el segundo y tercer lugar respectivamente en las pruebas de 8 mil y 400 metros. Algunos medios hicieron eco de la noticia, pero no fueron portadas en ningún periódico ni inundaron las redes con imágenes de ellos.    

En realidad pocas personas se enteraron de este hecho. Del mismo modo que paso hace más de cien años con Shake, de los Cucapá. Se supone que estos fueron los “Primeros” juegos de esta especie, pero en realidad existe un antecedente que usualmente pasa desapercibido por lo bochornoso y censurable que resultó en 1904 la organización de los llamados ‘Juegos Antropológicos de Saint Louis’.

Anuncios
Anuncios

A pesar de que los objetivos  para la organización de esa competencia fueron muy diferentes a los de ahora, ambas conservan ciertas similitudes. Los dos eventos se realizaron en la misma sede de los #Juegos Olímpicos, ahora fue en Brasil, hace 101 años en San Louis, Estados Unidos. Ninguno de los dos eventos tuvo respaldo oficial del COI. Ambos fueron promocionados más como un evento para atraer el turismo internacional, que como una competencia de alto rendimiento, como son los Juegos Olímpicos.

Los Juegos Antropológicos pasaron a la historia como una afrenta racista al espíritu deportivo. Dicha competencia reunió, de manera similar a como ocurrió ahora, a individuos provenientes de diversas tribus alrededor del mundo para competir entre ellos en diversas pruebas. Por un lado estaban las tradicionales: carreras, tiro con arco, lanzamiento de jabalina; por otra los deportes tradicionales de cada pueblo.

Anuncios

La diferencia esencial fue, que aquel era un experimento antropológico diseñado con la finalidad de probar la supremacía de los blancos.

Shake fue parte del representativo de los Cucapà, pueblo que habita en el norte de Baja California y también en algunas partes del territorio norteamericano, a las orillas del río Colorado.  Shake, de entonces 17 años, participó en la prueba de tiro con arco, en la cual los participantes debían disparar a un blanco colocado a una distancia de 424 pies de distancia. Entre los participantes de siete diferente tribus solo Shake y Sangea, de los Ainos de Japón, atinaron al blanco; pero el mexicano fue decretado el ganador por que su tiro fue más certero.

Shake no recibió ninguna medalla, a pesar de que los Juegos Olímpicos de Saint Louis fueron precisamente los primeros en los cuales se instauro esa tradición. El único premio para los ganadores en las pruebas de los Juegos Antropológicos era el aplauso del público, quienes asistían a un evento extravagante, como un circo, además de una bandera de Estados Unidos.

Anuncios

Estas sinrazones están registradas oficialmente en el Almanaque atlético que público Spalding al año siguiente, 1905, con todos los resultados de las Olimpiadas. En él se incluyó un aparatado sobre los Juegos Antropológicos, organizados por el doctor W.J. McGee y en los cuales quedó demostrado que los blancos, así en el deporte como en la cultura, eran superiores.

Revisa la historia completa sobre estos juegos.