Dicen por ahí que la vida te da revanchas, que te da otra oportunidad de reivindicarte y lo que sucedió este domingo primero de noviembre y durante toda la Serie Mundial del #Béisbol de Grandes Ligas lo comprueban. Los Reales de Kansas City se coronan después de una sequía de 30 años sin ganar el título de campeón.

 

Hace un año las caras largas se mostraban en la caseta de los Reales pues habían perdido en siete partidos la Serie Mundial con el gran equipo de Gigantes de San Francisco y la tristeza en los jugadores de Kansas City era evidente, hoy las cosas son diferentes, ahora levantaron el trofeo de campeones.

 

El equipo más ganador de la Liga Americana concluyó su magnífica temporada con grandes regresos en las series de campeonato de la Liga Americana y una contundente actuación en la Serie Mundial eliminaron a su rival en 5 juegos. Los Reales supieron aprovechar los errores garrafales de los Mets para ganar los partidos clave de la serie final, el cuarto y quinto, ya que el tercero fue ganado por los de Nueva York, quienes pretendían hacer regresar la serie a Kansas.

 

Pero la serie no se prolongó más y los Reales aprovecharon el manejo deficiente del manager de los Mets Terry Collins, quien accedió al capricho de su abridor Matt Harvey de continuar en la lomita para la novena entrada, tras haber realizado un excelente trabajo durante ocho innings, sin recibir anotación de los Reales, pero el noveno episodio fue el fatídico pues Harvey no pudo sacar un out y los Mets se vieron pronto superados y rebasados por los Reales.

 

Harvey mantenía el juego 2-0 para salvar a los Mets y llevar la serie a un sexto partido, pero entre su deseo erróneo por terminar el juego completo, su cansancio, la falla del primera base Lucas Duda y el mal relevo, hicieron que el marcador diera la vuelta para finalizar 7-2, coronándose los Reales después de un letargo de tres décadas.

 

Los Reales llegaron al clásico de otoño tras ser el mejor equipo de la Liga Americana y superar de manera apretada a los Astros de Houston y a los Azulejos de Toronto, y concretar su gran temporada derrotando a los Metropolitanos en su propio City Field.

 

De manera curiosa el año pasado el receptor de los Reales, el venezolano Salvador Pérez, fue el último out de la Serie Mundial cuando no pudo ante los disparos del pitcher de los Gigantes de San Francisco Madison Bumgarner. Pérez tenía corredor en tercera con dos outs pero falló al elevar su batazo a tercera base donde su compatriota Pablo Sandoval hizo el out.

 

Hoy las cosas son distintas, Salvador Pérez fue designado el jugador más valioso de la Serie Mundial debido a su pundonor y a su gran participación en la defensiva y ofensiva de los Reales que de mucho contribuyó para obtener el cetro y Pérez lograr el MVP del clásico de otoño.

 

¿Que vendrá para el próximo año en las Ligas Mayores? Espero que sea un año como éste 2015 con grandes récords y sorpresas.  #Deportes Ciudad de México #enDirecto