Ganar la #Copa Oro 2015 era una obligación para Miguel Herrera luego de no hacer un buen papel en la Copa América del mismo año en Chile, cuando dirigía a la Selección Mexicana de Fútbol. El máximo torneo de la zona de Centro y Norteamérica, tenía en la “mira” a los del ‘Piojo’ que cargaban con la responsabilidad de volver a ser el “Gigante de Concacaf”.

#México pasó sin complicaciones la aduana de Cuba: goleada 6-0 que no permitía hacer evaluación sobre el juego del Tri. Guatemala arrojó un empate sin goles; desde este rival, los mexicanos arrastraban quejas sobre el desempeño, debido a que la afición pedía goles. La prueba fuerte fue Trinidad y Tobago que dejó los cartones en 4-4 para ser el partido más cardiaco que Miguel Herrera enfrentaba.

Ya en Cuartos de Final, apareció la polémica arbitral en el cotejo contra Costa Rica. Un polémico penal al minuto 120 a favor de México, firmó el resultado final 1-0 para dar el pase al cuadro azteca a Semifinal de la Copa Oro.

La Semifinal fue el episodio más “escandaloso” dentro de la justa de la Concacaf. Panamá realizó un juego eficaz. Aunque las ilusiones de los canaleros estaban por finalizar luego de la expulsión de su hombre clave Luis Tejada. En resumen, dos penales inexistentes y Panamá con diez hombres, dejaron un “estigmatizado”: Andrés Guardado, quien marcó el penal del alargue. 2-1 final.

Desde julio de 2015 a este enero de 2016, el Departamento de Arbitraje de Concacaf tuvo la tarea de realizar entrevistas a los árbitros de Copa Oro para responder la denuncia a la Selección de Panamá: “no hubo amaño en el juego que llevó a México a la Final (para luego salir campeón)”.

Pedro Chaluja, Presidente de la Federación Panameña de Fútbol, apoyó incluso la manta que fue exhibida por todos los jugadores en el vestidor, con la siguiente leyenda: “Concacaf ladrones. Corruptos. Corruptos. Corruptos”.

Concacaf informó por medio de comunicado, tal cual se lee:

“Concacaf no encontró evidencia clara y convincente de amaño de partidos o de un esfuerzo intencional para afectar los resultados de los partidos de la Copa Oro 2015. Cada una de las decisiones durante los cuartos de final y las semifinales de la Copa Oro 2015 podría atribuirse a errores simples, errores de posicionamiento, y/o falta de concentración.

“Basado en las entrevistas y declaraciones de los árbitros, es posible que una serie de circunstancias externas, especialmente los recientes conflictos laborales del grupo de árbitros y las disputas internas, eran una distracción innecesaria para los árbitros en un momento crítico.

“En las entrevistas, los árbitros admitieron errores personales y se disculparon por estos”, explicó Concacaf con el argumento de haber sido fallas humanas de los jueces y que no habría existido ningún pago por éstas.

Además, Concacaf señaló que “mejorará el proceso de nombramiento de oficiales de partido y adoptará mejores prácticas similares a las de la FIFA y otras asociaciones miembros de clase mundial. Se espera que este nuevo proceso y los procedimientos mejorados sirvan de base para una función de arbitraje fuerte y eficaz dentro de la región de Concacaf”. #Futbol