Fútbol, dinero y mafia. Parece una nota de los años ochenta y comienzos de los noventa. La relación del deporte más popular del mundo con las colosales cantidades de dinero que mueve el narcotráfico, estaba en el pasado; aunque hoy salió a la luz una supuesta transacción que planeó Joaquín ‘Chapo’ Guzmán, recapturado el pasado viernes 8 de enero en operación ‘Cisne Negro’ de la Secretaría de la Marina de México.

El hombre que acapara la prensa por estos días, se interesó en comprar al Chelsea de Inglaterra, cuyo valor en el mercado se cotiza en 868 millones de dólares, según informó el portal Sport de España. “En el apartado deportivo, la policía mexicana ha certificado, tras entrevistar a personas de su entorno para encontrar el paradero del narco, que Joaquín Guzmán, más conocido como el ‘Chapo’ Guzmán tuvo intención de comprar el Chelsea”, relata el rotativo.

Si se observa como historia paralela, Guzmán se habría parecido a Pablo Emilio Escobar Gaviria, capo colombiano abatido en 1993, y quien fue señalado, como uno de sus delitos: lavar dinero por medio del Fútbol Profesional Colombiano (FPC), que incluía supuesto amaño de partidos y amenazas a un árbitro en la Copa Libertadores de 1989.

Escobar intervino en dos clubes de Medellín: Deportivo Independiente Medellín y Atlético Nacional; mientras su socio, Gonzalo Rodríguez Gacha, alias ‘El Mexicano’, tenía en Millonarios de Bogotá el motivo de sus alegrías (y sus negocios con el ‘Ballet Azul’). La excusa perfecta que ambos tenían se basaba en lavar dinero del tráfico de cocaína, presuntamente disfrazado en sueldos del nivel del fútbol europeo a los jugadores, aunado a primas con altas cifras en dólares.

 

 

Del líder del Cártel de Sinaloa se ha filtrado que es 'Chapo' Seguidor del fútbol; aficionado al Puebla. El tres veces capturado (actualmente detenido), habría buscado invertir en un cuadro inglés que casi alcanza toda su fortuna (cerca a los mil millones de dólares, según dijo ‘Sport’), siendo la mezcla entre el ámbito empresarial y de su pasión futbolera.

Queda frustrada entonces la compra de los ‘Blues’, club que actualmente le pertenece al multimillonario ruso Román Abramovich. También queda la anécdota del amor futbolero que pudo haber unido al fútbol y la mafia como lo redactó en la historia Pablo Escobar. #Futbol #México #Viral