Frecuentemente China se sienta en la mesa de juego, y lo hace incrementando la apuesta, como desde años en África, donde los empresarios chinos comenzaron a invertir en infraestructura y adquirir tierras para su explotación; lo hicieron recientemente en la guerra de divisas y al crear una institución monetaria global.

El Banco Asiático de Inversión en infraestructura lo hace actualmente invirtiendo en proyectos de exportación nuclear en diversos países. En el mundo del fútbol, China es hoy quien pone más fichas sobre la mesa, y lo hace con cartas potenciales en la mano.

Fredy Montero, Jackson Martínez y Alex Teixeira. ¿Suenan conocidos? Ellos son solo algunos de los talentos latinos adquiridos por clubes chinos en lo que va de febrero 2016.

Anuncios
Anuncios

Lo que resalta son dos cosas: el momento profesional de cada jugador y el precio de compra por cada uno de ellos. 

Estos jugadores apenas comienzan su trayectoria. El brasileño Alex Teixeira, por ejemplo, jamás ha jugado con la selección brasileña, y sin embargo fue adquirido por el club Jiangsu Suning de la Superliga China por la cantidad de 50 millones de euros [mil millones de pesos mexicanos], cifra que superó por 20 millones de euros [420 millones de pesos] la cotización original del jugador. A decir, los chinos adquirieron a Teixeira con un incremento del 66%. Igualmente, el colombiano Jackson Martínez estaba cotizado en 30 millones de euros [631 millones de pesos], pero el Guangzhou Evergrande de la Superliga China lo fichó bajo la cifra de 42 millones [883 millones], un incremento de casi el 50%.

Anuncios

Bruno Anderson da Silva [Bruninho], Elekson de Oliveira Cardoso y Renato Augusto forman parte del cuadro de adquisiciones anteriores a febrero. Muchos de estos jugadores estaban disputados por equipos europeos, quienes perdieron la puja contra los clubes de chinos. 

Semejantes cifras intimidan a los competidores europeos. China pretende importar talento para luego generar su propio talento. Los jugadores obtenidos por equipos chinos se encuentran en su adolescencia profesional; los chinos quieren los estrellatos entre sus alineaciones, y con ellos crear su propio juego. 

China se presenta como una potencia económica, financiera, política, nuclear, y ahora amenaza con ser en una fuerza futbolera que gana las licitaciones de jugadores al ofrecer por ellos más de lo concebible. 

  #Futbol #Europa