Parece que Jackson Martínez no durará ni una semana como el fichaje más caro de la historia del fútbol chino. El jugador colombiano, que llegó del Atleti hace unos días al Guangzhou Evergrande por 42 millones de euros, perderá el trono en los próximos días. El culpable es el brasileño Alex Teixeira, que podría firmar por el Jiangsu Suning por la escandalosa cifra de 50 millones de euros.

Teixeira juega en el Shakhtar Donetsk ucraniano desde hace seis años, pero en esta temporada explotó como goleador. Lleva 22 goles en 15 partidos, y eso obviamente despertó el interés de varios grandes europeos. Sin embargo, fue el Liverpool de Jürgen Klopp el que realizó una oferta formal de 36 millones de euros.

Anuncios
Anuncios

El Shakhtar rechazó la propuesta, probablemente después de lo que sucedió con Douglas Costa: vendieron al brasileño al Bayern München por ‘sólo’ 30 millones, y ahora el veloz jugador está rindiendo de forma espectacular en Alemania. Lo que no esperaba el club ucraniano es que apareciera China para ofrecer más dinero por su estrella, quien de paso tendría un sueldo de lujo.

Hace unos días, el mismo Jiangsu Suning fichó a Ramires, quien jugaba en el Chelsea desde 2010. El brasileño no tenía demasiados minutos en el equipo de Guus Hiddink, así que aceptaron gustosamente 25 millones de euros por él. Apenas es el mercado invernal y muchos equipos europeos de los más grandes no se movieron, así que China lo aprovechó muy bien.

En un caso menos ‘millonario’, Freddy Guarín, el talentoso mediocampista colombiano, fichó por el Shanghai Greenland Shenua, por 11 millones.

Anuncios

Aunque se trata de menos dinero que en los otros tratos, estamos hablando de un jugador que hace poco estuvo a punto de irse a la Juventus, campeón de Italia y subcampeón de la Champions League.

La escuela china

Fuera de los fichajes millonarios, el gran país asiático también está haciendo un enorme intento por entrar en la élite mundial. Desde 2011 está activa la escuela de fútbol más grande del fútbol en la provincia sureña de Guangdong. Costó 150 millones de euros y actualmente cuenta con 2,400 estudiantes que se dedican al fútbol casi un 100% del tiempo.

La Evergrande School of Football funciona también gracias a un acuerdo con el Real Madrid, por lo que varios entrenadores españoles ayudan con la preparación de los niños y jóvenes. El objetivo a largo plazo es uno solo: ‘alcanzar la gloria en el Mundial con la selección china’. Por ahora la meta todavía está lejos, pero el paso más grande ya se ha dado.   #Futbol #FC Barcelona #FIFA