Esta tarde en el estadio Azul, Cruz Azul pasó con toda autoridad por encima –literalmente- del superlíder de la competencia, los ‘Rayados’ del Monterrey.

El equipo dirigido por Antonio ‘Turco’ Mohamed, arribó a la capital del país con la intención de llevarse cuando menos un punto ante un rival que llegaba embalado anímicamente, tras el empate agónico de la semana anterior frente al América, pero durante el desarrollo de las acciones se evidenció que ambas oncenas habían presupuestado diferentes planes para esta tarde.

En la banca azul, el técnico Tomás Boy dejaba su sitio al ‘Güero’ Aceves, debido a la expulsión tan comentada con motivo de su peculiar y explosivo festejo en el tercer gol frente a los odiados rivales el sábado en la cancha del Estadio Azteca, y decidió enviar al campo una alineación equilibrada pero con armas suficientes para derrotar a los norteños, pese al sitio de honor con el que éstos llegaron a la Ciudad de #México para este cotejo.

Desde un principio se vio un Cruz Azul más sólido y cohesionado, mejor ritmo y mayor posesión de pelota fueron dos de los argumentos que solidificaban la esperanza de sacar los tres puntos, y aunque nuevamente el corazón del equipo Christian Giménez iniciaba en el banquillo, las llegadas azules se gestaron desde el comienzo del duelo.

A los nueve minutos se abrió el ostión; un tiro de esquina por punta derecha fue recentrado al manchón penal, y después a primer poste, ante la oportuna llegada de Omar Mendoza, que simplemente cabeceó por arriba para vencer a Orozco y poner el 1 a 0, ventaja que no perderían más durante toda la tarde; y aunque después del gol inaugural el partido se volvió ríspido y Roberto García Orozco tuvo que amonestar a tres elementos, la superioridad cruzazulina fue una constante que daría no solo tres goles más, sino que regalaría una exhibición sobresaliente de #Futbol.

Antes de la media hora de juego, vino un pelotazo incisivo por la parcela izquierda que cayó en los pies del español Vázquez en el tercer cuarto del terreno, éste cedió de inmediato al ‘Conejo’ Benítez, y el paraguayo fusiló dentro del área a Jonathan Orozco para poner dos goles de distancia entre ambos equipos. A los 31, Joffre Guerrón se dio el lujo de desperdiciar un penalti a favor de su equipo, ya que el arquero visitante adivinó su disparo y ahogó el grito del  tercer tanto celeste, sin embargo o a los 39, apareció Joao Rojas para filtrar un pase exquisito entre los centrales regios, y lograr que llegara nuevamente a Benítez, que con tranquilidad sacó a Jonathan Orozco, lo dejó hincado en el punto de penalti, cortó hacia la derecha y sin problemas tocó la pelota hacia el fondo del arco desguarnecido de los visitantes; 3 a 0 se ponía el choque y la gente finalmente sonreía en la Ciudad de los Deportes.

Para la segunda parte, Ayoví parecía ser el hombre que tenía más deseos y posibilidades de proyección sobre la línea de banda de la izquierda, pero en el frente sus posibilidades siempre perdían del radar a sus compañeros, Cruz Azul presionaba con uno o hasta dos hombres en el medio campo y mostraba mayor determinación, por lo que al minuto 71 la gente recibió un regalo, al ingresar a la cancha Christian ‘Chaco’ Giménez, el consentido de la afición cementera, en sustitución de Joffre Guerrón.

Un minuto había transcurrido desde que el nacido en Resistencia, se había incorporado al terreno de juego, cuando Cruz Azul tejió un avance a velocidad por la derecha, Rojas centró a segundo poste donde llegaba el argentino, que se revolvió en el aire de ‘palomita’ y cabeceó a segundo poste del arco norteño para guardarla por cuarta vez en la tarde, una loza demasiado pesada que ya no pudo revertir el cuadro de la Sultana del norte y con la que terminó la batalla.