Hace diez años estos dos equipos se enfrentaron en París para dirimir le título de la UEFA #Champions League, y hoy vuelven a escribir una edición más de este choque entre ‘Gunners’ y ‘Culés’.

El moderno Emirates Stadium se vistió de gala para recibir a uno de los equipos más relucientes de la historia del #Futbol, odiado por unos y venerado por otros, el #FC Barcelona aterrizó en la capital británica con la firme intención de sentenciar el compromiso desde el primer partido, y para ello se paró con una distribución conservadora que buscaba desarmar al cuadro de Wenger en el medio terreno, y buscar el galope letal de su tridente sudamericano, encabezado por Lionel Messi, que antes de este partido no había podido anotarle un solo gol en seis encuentros al guardameta del Arsenal, Petr Čech, desde las épocas en las que el checo defendía los colores del Chelsea FC.

Anuncios
Anuncios

Los catalanes se hicieron de la pelota, fieles a su costumbre, tejían sistemas para arribar a la meta contraria, pero los rojiblancos se mostraron siempre sobrios y eficaces para interrumpir los circuitos blaugranas, paradójicamente Oxlade-Chamberlain registró la primera llegada de peligro en el área de Ter Stegen, que logró tapar el tiro a boca de gol por parte del inglés, y así mantener el cero.

Messi buscaba rutas de manera insatisfactoria, se tiraba al medio campo y desde ahí arrancaba para arrastrar dos o tres rivales, pero siempre lo contuvieron los defensores ingleses mediante relevos exitosos o por medio de faltas, que no lograron transformarse en gol. Neymar Jr. tampoco era el de otras noches, lucía agazapado detrás del lateral o del contención contrario, y Suárez era más ímpetu que resultados.

Anuncios

El partido fue pulcro y bien jugado en el círculo del campo, sin embargo el Barcelona inclinó la cancha a su favor y provocaba la frustración cañonera al llegar al último tercio cuando atacaban; Rakitić era un todoterreno y los locales no encontraban momentos de lucidez mediante sus cada vez más esporádicas descolgadas en contragolpe, Özil desapareció de la cancha cuando más se le necesitaba y Giroud fue un fantasma que deambulaba penosamente entre la última línea de los visitantes; Alexis quiso pero no pudo y tuvo que recular un par de ocasiones para hacer labores defensivas sobre el cerebro del Barcelona, Messi.

La parte complementaria confirmó la superioridad de los blaugranas, y al minuto 49 Neymar Jr. firmó la primera opción del segundo lapso con un disparo atajado por abajo por el larguirucho arquero rojiblanco. El duelo se volvió ríspido y titubeante de ambas partes y el mejor hombre era Koscielny, que con barridas magistrales robaba la pelota de los finos pies catalanes y alargaba la desesperación visitante por abrir el tanteador.

Anuncios

Al minuto 71 finalmente, Arsenal no logra cuajar un gol y pierde la pelota en el área rival, lo que origina una descolgada mortífera de las huestes de Luis Enrique, que se traduce en una anotación de Messi, que así lograba vencer a Čech finalmente en el séptimo encuentro que los enfrentaba, y ponía justicia en los cartones.