El Ciutat de València presenció un partido muy igualado en el que su equipo plantó cara a un Barcelona muy limitado por el buen planteamiento de Rubí. El Levante supo resistir los ataques de los culé pero no aprovechó las ocasiones de gol de las que dispuso. Un gol en propia puerta de Navarro y otro de Suárez en el último minuto permitió al equipo de Luis Enrique llevarse los tres puntos a casa.

El Barcelona mostró desde un principio una gran intensidad, atacando sin descanso la portería del Levante. Solo el linier impidió que el tridente sumara un gol más a su cuenta al anular erróneamente un gol de Messi por fuera de juego.

Anuncios
Anuncios

Mientras, un Levante muy bien plantado, conseguía resistir los ataques del Barcelona, esperando su turno para generar peligro por medio del contraataque. Sin embargo, el equipo de Rubí cada vez se sentía más cómodo en el terreno de juego y fue entonces cuando tomó la iniciativa y surgieron las ocasiones de gol de la mano de Rossi y Deyverson.

A pesar de los esfuerzos del equipo granota, el Barcelona seguía generando peligro en la defensa rival, que mantenía las líneas bien juntas impidiendo las conocidas triangulaciones de los blaugrana. Finalmente, el gol llegó a través de una acción fortuita de Jordi Alba, que al intentar centrar, el balón rebotó en la espalda de Navarro y terminó entrenando en la portería.

Tras el gol del equipo de Luis Enrique, el Levante no se achantó y siguió insistiendo con balones a la espalda de la defensa.

Anuncios

Sin embargo, primero Lerma y después Morales, desaprovecharon sus ocasiones. 

Después de una primera parte igualada, el Levante empezó el segundo tiempo muy metido en el partido, con las ideas bien claras y con la intención de superar de una vez la defensa blaugrana. El equipo granota se mostraba intenso y decidido pero no terminaba de culminar las ocasiones de gol. El Barcelona empezaba a oler el peligro y fue entonces cuando el técnico asturiano decidió sacar a Busquets y Aleix Vidal para contener el centro del campo y controlar las idas y venidas. Por su parte, Rubí puso toda la carne en el asador al sacar a Ghilas y Cuero, pero los cambios no terminaron de surgir su efecto.

Ya en los instantes finales Suárez conseguía asegurar la victoria al finalizar un contraataque dirigido por Messi. #Futbol #FC Barcelona