La FIFA, luego del escándalo que salió a la luz con su expresidente, Joseph Blatter, por la corrupción y malos manejos cuando estaba en el poder, el máximo organismo de fútbol tendrá nuevas elecciones en Marzo de 2016 en el que uno de sus candidatos, el príncipe Alí bin al Hussein, podría incluir al ex presidente de México dentro de su "gabinete" para comandar a la FIFA. 

Esta información, salió a la luz el pasado 18 de febrero cuando el príncipe jordano lanzó un comunicado donde recalcaba que esta propuesta tiene como principal tarea el recuperar y restaurar la imagen de la FIFA y que, gracias a estas nuevas reformas y leyes, vuelva a ser lo que era: una organización que sirva solamente para el bienestar del #Futbol

Según el documento emitido por el príncipe, dice que “es un grupo de individuos prominentes, reconocidos por su integridad, conocimiento acerca de gobernabilidad, diplomacia y deporte. Annan (ex secretario de la ONU) sería la cabeza para recuperar al organismo de su crisis y apoyar el proceso de reforma que se requiere de cara al futuro”.

Este “Grupo de Vigilancia” estaría conformado por el exsecretario, Kofi Annan, la ex directora ejecutiva del Programa de Alimento Mundial, Catherine Bertini; Rick Parry, ex ejecutivo en jefe de la Liga Premier de Inglaterra y el Liverpool y el expresidente de México, Ernesto Zedillo Ponce, quién, según el príncipe jordano, tiene las virtudes suficientes para llevar a cabo la limpieza del organismo de futbol.  

Para Alí bin al Hussein, lo más importante para su mandato al frente de la FIFA, radica en hacer un análisis exhaustivo dentro de dicho organismo para detectar si existen fraudes, malos manejos de dinero y, sobre todo, una cadena interminable de contratos falsos para así, poder llevar al organismo de futbol a sus inicios antes de haberse creado fama por la corrupción y malos manejos. 

La FIFA, a la espera de las votaciones próximas para conocer quien será su nuevo presidente, continúa con los planes antes establecidos en cuanto a eventos de futbol se refiera y, tristemente, también continúa pagando y cumpliendo los contratos que ya se tenían antes de descubrirse el fraude que su ex presidente, Joseph Blatter, concedió.