El 17 de enero, Gareth Bale se lesionó ante el Sporting de Gijón. El primer diagnóstico fue de otra rotura del sóleo, el delicado músculo que conecta la pantorrilla con el tendón de Aquiles. Al principio se habló de tres semanas de baja, así que el objetivo era que el galés estuviera listo para el partido de Champions League contra la Roma, el 17 de febrero. Sin embargo, Bale ha recaído y la situación preocupa mucho al Real Madrid.

Lo que más enfurece al jugador es que esta lesión llegó cuando atravesaba un gran momento personal. Ya tenía 13 goles en la Liga y competía con Karim Benzema, Cristiano Ronaldo y Luis Suárez por ser el máximo goleador del torneo.

Anuncios
Anuncios

Además, contaba con la total confianza de Zinedine Zidane, y eso se notaba muchísimo sobre el campo.

Desde que llegó al Real Madrid, esta es la décima vez que Bale es baja. Lo más preocupante es que seis lesiones han sido en el sóleo de una u otra pierna, y de forma consecutiva. Por ello, el equipo médico del club está haciendo todo lo posible para planificar una recuperación que le permita volver al 100%, sin riesgo de recaída.

Por ahora no se apresurará su recuperación, y es muy posible que el Once merengue vuelva a una convocatoria hasta el partido de vuelta contra la Roma, el 8 de marzo. Solo un milagro haría que esté en el partidazo contra el Atlético de Madrid el 27 de febrero. Todas estas son especulaciones, ya que Zinedine Zidane no quiere hablar sobre una fecha específica para el regreso de su estrella.

Anuncios

“Lo que yo quiero es que (Bale) esté al 100 por ciento. No lo quiero al 80 o al 90. Es un jugador importantísimo para nosotros y no vamos a arriesgar nada, hay que darle un poco más de tiempo”, decía el entrenador francés, que por ningún motivo menciona una posible fecha para la vuelta del galés.

Problemas con el equipo médico

Que Bale haya tenido seis lesiones en el sóleo no ha gustado nada a Florentino Pérez y al cuerpo técnico, por lo que la relación con los doctores se ha complicado. Para el presidente, no es normal que una lesión que no es demasiado grave cause tantos problemas en un jugador tan importante.

Sobre el ánimo de su jugador, Zidane dijo lo siguiente: ‘Él es el primero que no está contento, pero al menos sonríe. Quiere jugar y estar en el campo. Lo que tenemos que hacer nosotros es tener tranquilidad. Es complicado, pero en general lo veo bien de ánimo’. Por ahora, el entrenador francés continuará jugando con James y Jesé como los encargados de suplir a Gareth Bale, que seguirá trabajando para volver cuanto antes. #Futbol #Champions League #FIFA