Desde que surgiera la figura de Fernando Torres como delantero y capitán del Atlético de Madrid, el equipo rojiblanco se ha caracterizado por tener goleadores de primer nivel. Desde Diego Forlán y Sergio ‘Kun’ Agüero, hasta Radamel Falcao y Diego Costa, el club se las ingeniaba para contratar un ‘9’ muy efectivo cuando los otros salían en busca de más dinero.

Forlán y Agüero tuvieron sus grandes años, hasta que el uruguayo se fue al Inter de Milán, y el Kun al Manchester City (donde todavía es una estrella). Sus salidas podrían parecer un desastre para cualquier equipo, pero Radamel Falcao llegó al rescate. El colombiano se consolidó de inmediato como uno de los mejores anotadores del mundo y ganó títulos con el Atleti.

 Ante la repentina salida de Falcao hacia el Mónaco, el ‘Cholo’ Simeone tuvo que buscar una solución inmediata, y la encontró en Diego Costa. El brasileño (nacionalizado español) también rindió y se convirtió en el goleador por excelencia. Sin embargo, como era de esperarse, no tardaron en llegar las millonarias ofertas, y Costa se fue al Chelsea.

Otra vez en la misma situación, el Atleti fichó al croata Mario Mandzukic, del Bayern München. Jugó bien, marcó goles y disfrutó en el equipo, pero solo una temporada después se fue a la Juventus. Entonces, apareció en la escena Jackson Martínez, un potente delantero colombiano que llevaba ya algún tiempo haciendo de las suyas en el FC Porto.

La sombra de Falcao

Los paralelismos y comparaciones con el anterior delantero colombiano del Atleti eran inevitables, y así llegó Jackson al Atlético de Madrid. Por 35 millones de euros, se esperaba que fuera uno más en esa lista de grandes goleadores que había iniciado hacía años. Como siempre, todo era cuestión de un proceso de adaptación, que en este caso nunca terminó.

Después de solo media temporada en el club, Jackson Martínez deja la capital española y se marcha al Guangzhou Evergrande, actual campeón de la Liga China y de la Champions League Asiática. El club recibirá 42 millones de euros por él, así que al menos deja siete de ganancia. En cuanto a sus números, se va con apenas tres goles marcados en 22 partidos.

‘Es lo mejor para todos, hemos hablado mucho y es momento de iniciar una nueva etapa en mi carrera’, dijo Martínez en su despedida. A pesar de que en sus malos momentos siempre contó con el apoyo público del Cholo y de sus compañeros, la situación llegó a un punto irreversible. El jugador perdió totalmente la confianza de su entrenador, y apenas jugó 20 minutos en los últimos tres partidos.

Ahora va a una liga con un nivel mucho más bajo al europeo, pero el colombiano recibirá el doble de sueldo que en Madrid: nueve millones de euros al año, en lugar de cuatro y medio. Por parte del Atlético, que pierde a un delantero, se las tendrá que arreglar con su estrella Antoine Griezmann, siempre rezando para que no se lesione. Además, ya ha surgido el rumor de que el club intenta traer de vuelta a Diego Costa. Al final, tal vez un viejo conocido sea la solución para un problema que hace unos años no existía.   #Futbol #Champions League #FIFA