Mientras que las autoridades brasileñas hacen todo lo posible por contener la propagación del #Virus Zika antes de que comiencen los #Juegos Olímpicos 2016, las mujeres atletas se enfrentan a una difícil decisión, arriesgar la salud de tu hijo en un eventual embarazo o representar a tu país en la máxima justa deportiva del mundo.

La presión en la que ha estado el gobierno brasileño en los últimos días ha sido abrumadora, y a esta situación hay que añadirle un nuevo dilema, el problema de salud que representa a las mujeres deportistas viajar a Río de Janeiro.

La portera de la selección nacional de #Futbol de Estados Unidos, Hope Solo, plantea esta controversia desde una perspectiva cruda, cuando le dijo a la revista Sports Illustrated que, si tuviera que elegir hoy, no iría a Río para los Juegos.

“Yo nunca correría el riesgo de tener un hijo enfermo. No sé cuándo llegará ese día para nosotros, pero yo personalmente reservo mi derecho a tener un bebé sano”, dijo Solo, al hacer referencia a su marido Jerramy Stevens. “Ningún atleta que compita en Río debería hacer frente a este dilema. Las mujeres deportistas ya enfrentan de por sí muchos problemas y tienen que tomar decisiones que los hombres no toman”.

La estrella de la selección estadounidense, de 34 años de edad, además subrayó que esta difícil elección se suma al miedo generalizado que ya existe hacia el virus zika.

“Aceptamos estas condiciones particulares por el hecho de ser mujeres, pero no aceptamos ser forzadas a tomar una decisión entre competir por mi país y sacrificar una buena salud de un niño, o quedarme en casa y renunciar a mis sueños y metas como deportista”, dijo Solo. “Competir en los Juegos Olímpicos debe ser un ambiente seguro para todos los atletas, hombres y mujeres por igual”.

El virus zika en sí no suele causar síntomas graves, sin embargo, existe la sospecha de que entre las mujeres embarazadas el virus causa microcefalia en los bebés, un defecto de nacimiento raro que se caracteriza por el desarrollo incompleto del cerebro. La microcefalia también puede causar que los bebés nazcan con una cabeza anormalmente pequeña.

La página web de los Centros para Enfermedades, Control y Prevención (CECP), del gobierno de Estados Unidos, en el apartado del virus zika y embarazo, recomienda que las mujeres que hayan quedado embarazadas en el último trimestre "deben considerar posponer los viajes a las zonas en las que la transmisión del virus zika esté en desarrollo". Los CECP agregan que las mujeres que aún tengan entre sus planes quedar embarazadas deben consultar a un médico antes de viajar y tomar precauciones adicionales para evitar las picaduras de mosquitos, que son los que normalmente transmiten la enfermedad.

Para complicar más las cosas, no se conoce ningún tratamiento o vacuna para el zika, según los CECP. Generalmente los síntomas se manifiestan en alrededor de una semana, y menos de una cuarta parte de las personas infectadas no muestra ningún tipo de síntoma.

Hasta el momento se han registrado casos del virus zika en más de dos docenas de países. Se transmite principalmente por medio de los mosquitos, pero en casos inusuales también se puede transmitir a través del sexo. A principios de febrero los CECP recomendaron a los hombres que viajen a países con casos del zika, y tienen parejas mujeres embarazadas, que usen condones o se abstengan de tener relaciones sexuales durante la gestación de sus compañeras.

Los Juegos Olímpicos de Río comienzan el 5 de agosto, en menos de seis meses.

Pero es fácil minimizar el riesgo desde lejos. Hope Solo evidenció que las deportistas 'olímpicas' ahora tienen que enfrentar una perspectiva espantosa —sin importar cuán remota sea la posibilidad de que un niño nazca con microcefalia— que sus homólogos masculinos no tienen que lidiar con esta problemática.