No son los guapos ni los más mediáticos. No cuentan con presupuestos de infarto, ni entraban dentro de los pronósticos a comienzos del curso. Sin embargo, se han agarrado fuertemente a las asas del triunfo y no están dispuestos a soltarlas.

Han sido tradicionalmente agentes secundarios en sus respectivos campeonatos, pero esta temporada se han rebelado. Y es que a Leicester y Napoli, líderes indiscutibles de dos de las principales ligas europeas, les sobran motivos para soñar. Pasado el ecuador de la competición, ambos se permiten el lujo de mirar de reojo a los viejos actores principales.

Cuando le preguntaban a Claudio Ranieri acerca del inesperado éxito de su Leicester, el italiano sacaba pecho. “A comienzos de año, el favorito en las apuestas para ser el primer entrenador destituido era… yo”, afirmaba el transalpino entre las risas de los periodistas. Ni el ambicioso plantel del United de Van Gaal, ni los petrodólares del City, ni mucho menos el consolidado proyecto del Chelsea de Abramovich parecen poder hacerle frente este año.

Un estilo osado, sin complejos, unido al florecimiento de grandes talentos como Vardy o Mahrez han aupado al Leicester a lo más alto. Y no solo responden ante rivales más débiles. Les van las grandes plazas. El golpe de autoridad del pasado domingo frente al todopoderoso Manchester City en su propia casa es el último hito de un grupo que va camino de la historia.

Los del sur de Italia, por su parte, se aferran al momento dulce del Pipita Higuaín, que está gozando la madurez de su carrera del reconocimiento que tanto se le negó en el Real Madrid. Escoltado por el talento de Insigne y el luchador Callejón, han vuelto a hacer vibrar a un pueblo que tiene en el fútbol su principal religión.

Ningún entorchado tienen los ingleses en sus vitrinas. Solo de dos Scudettos pueden presumir los napolitanos, y son de cuando un tal Maradona recorría el mítico San Paolo. Únicamente el poderío de la Vecchia Signora, que ha impuesto su hegemonía los últimos años, parece hacer peligrar a los de Sarri, que seguirán peleando los próximos meses para que el Pelusa tenga dignos sucesores. #Futbol #Europa