El FC Dynamo Kyiv llegaba al NSK Olimpiyskiy, con muchas certezas frente al Manchester City; y si bien tenía enfrente a un plantel lleno de talento y con capacidad de lastimar a cualquiera, el clima jugaba del lado de los ucranianos en una noche cruenta con lapsos de llovizna helada y hasta un poco de nieve.

Manuel Pellegrini presentaba un cuadro ambicioso con dos jugadores de recuperación, tres puntas y un jugador metido en el área como el ‘Kun’ Agüero, en tanto el técnico rival, Serhiy Rebrov lograba recuperar a su goleador Andriy Yarmolenko.

Los ‘Citizens’ llegaban a este partido liderando el Grupo D de la competencia y de inmediato mostró el hambre con la que arribó a la capital ucraniana y al minuto 2 ya amenazaba la meta local con un tiro libre.

Anuncios
Anuncios

No obstante, los locales detectaron las principales herramientas inglesas para desvencijar sus coyunturas, y se apoderaron de la pelota al darse cuenta que era más difícil desarmar el talento de Silva, Sterling, Touré y Agüero.

Pese al dominio creciente de los locales, el City consiguió al primer cuarto de hora que Yaya Touré cediera en corto con la cabeza a Sergio Agüero, y éste empujara el balón con un disparo para abrir el marcador a favor de los visitantes. Más tarde, el mismo Agüero no logró capitalizar un par de tiros demasiado cruzados que abandonaron la cancha por el segundo poste.

A partir de este gol, los ucranianos tuvieron que modificar el planteamiento inicial y sumar a Dragovic al medio campo como enlace, lo que propició una jugada llena de ingenio de Teodorczyk que voló un disparó por encima del poste de los 7,32 m de Joe Hart.

Anuncios

Los mancunianos ejecutaban una sinfonía de llegadas que no lograban guardar en las redes, y aunque el guardavallas Hart titubeaba en algunas jugadas y la posesión del balón era ucraniana, el peligro estaba en el arco de Shovkovskiy, así que al minuto 40 un arribo por izquierda juntó la creatividad del ‘Kun’ y Sterling con el olfato goleador del ‘Chino’ Silva, que llegó a empujar la esférica a la malla para lograr una ventaja de dos goles con miras al entretiempo.

Para la segunda parte, Clichy recuperaba en áreas ajenas del campo y su equipo era dueño de la imaginación, aunque seguía sin poder tener la pelota por mucho tiempo; el conjunto local metía segunda velocidad a su juego y forzaba por la banda izquierda con González e incorporaba a Khacheridi para aprovechar su estatura en los servicios desde la esquina, Danilo Silva abandonaba la lateral y cruzaba el medio campo, había un constante vaivén pero del otro lado, Sterling se ahogaba al pisar el área rival en un par de ocasiones y empezaban a pesar las oportunidades dilapidadas por los ingleses.

Anuncios

Los ‘Citizens’ empezaron a perder generación de llegadas y sus mejores hombres lucían cansados por perseguir la pelota durante todo el partido, entonces los locales recibieron recompensa a su insistencia mediante una anotación de Buyalskiy en el minuto 59, al encontrar una volea a modo proveniente de la cabeza de Otamendi, que había rechazado un servicio al corazón del área; el número 29 local empalmó con furia y la redonda se desvió en el zaguero argentino para colarse al fondo del arco de Hart.

Fue entonces que Rebrov buscó el empate sin descuidar su zona baja, y consciente del cansancio de los incisivos jugadores del City. La gente alentaba y hacía su partido pero ni el esfuerzo permanente de Makarenko, ni los otros dos cambios que presentaron también a Veloso y Moraes, fueron suficientes para horadar nuevamente la valla británica. Sobre la hora, Yaya Touré tomó un balón en los linderos del área y disparó cruzado para anotar el lapidario tercer gol para los de la isla. Al final el resultado quedó a favor del conjunto visitante por tres goles a uno. #Futbol #Europa #Champions League