Diversos medios en Europa aseguran que el estratega portugués, Jose Mourinho, estaría buscando firmar con el Manchester United, para dirigir la próxima temporada a los denominados 'Red Devils'.

Todo esto ha tomado aún más fuerza con la llegada de Pep Guardiola al banquillo del Manchester City, por lo que se espera que, en caso de que Mourinho llegue a Old Trafford la próxima temporada, se podría dar un nuevo capítulo en la rivalidad entre ambos estrategas. 

Rumores han asegurado que el entrenador ha platicado con familiares y gente cercana a él, afirmando que estaría muy feliz de llegar al Manchester United y que se ve la próxima temporada dirigiendo los entrenamientos de uno de los clubes más importantes de Inglaterra. 

En caso de darse la contratación de Mourinho con el United, se podría ver nuevamente una de las rivalidades entre entrenadores, más apasionantes de los últimos años y otra vez protagonizaría, junto a Pep Guardiola, uno de los clásicos más importantes en el mundo #Futbolístico.

Los enfrentamientos entre Mourinho y Guardiola cuando dirigían al Real Madrid y Barcelona, respectivamente, fueron partidos llenos de pasión y mucha polémica dentro y fuera del campo; la última vez que se enfrentaron fue en agosto de 2013 en la Supercopa Europea, donde el catalán se llevó la victoria por la vía de los penales. 

Algo que haría casi inminente la llegada de 'Mou' al United, sería que la directiva Devil decidiera no seguir con el proyecto del actual técnico, el holandés Louis Van Gaal, debido a los malos resultados que tuvo en la primera mitad de la temporada y actualmente se ubica lejos del puntero, Leicester City. 

Ahora, la afición del Manchester United está esperanzada en que llegue Mourinho al banquillo de los 'Red Devils' y sea él quien los saque de la sequía de títulos y les de un título que los regrese a los primeros planos del futbol inglés, así como del balompié europeo.

'The Special One' fue cesado del Chelsea en la presente temporada tras los malos resultados generados en la primera vuelta de la Premier League, ya que el cuadro londinense se ubicaba muy lejos de los primeros puestos de la tabla general y no peleaba por los lugares a competiciones europeas.