Tras la dolorosa derrota en el derbi madrileño frente al Atlético de Madrid, los merengues se terminaron despidiendo de sus aspiraciones para pelear por el título de Liga, quedando a cuatro puntos de los colchoneros y a 9 del líder FC Barcelona que podrían ser 12 si los de Luis Enrique consiguen la victoria en casa ante el Sevilla.

Pero lo llamativo fueron las reacciones del portugués al finalizar el partido, quien criticó duramente a sus compañeros y no solo eso, se puso de ejemplo al mencionar que "si todos estuvieran a mi nivel, estaríamos primeros". Lamentables declaraciones que dejan nuevamente en entre dicho el respeto y la sencillez del internacional luso.

Anuncios
Anuncios

Claramente se ve el egocentrismo sobre el que se maneja Cristiano, pese a pretender disimularlo, esta claro que tras estas reacciones; antepone siempre su persona e individualismo al trabajo en conjunto y de sus compañeros. Si bien es cierto ha querido matizar su declaración, no le ha salido del todo bien y en lo personal considero es una falta de respeto para todo el equipo.

El Real Madrid presume también de valores en sus futbolistas, respeto y señorío, la pregunta es... ¿Dónde están? Rajar contra tus compañeros no es lo ideal ni mucho menos lo correcto, el rendimiento de Cristiano a lo largo de la temporada y desde hace un par de años ha disminuido considerablemente, sigue sin aparecer en los momentos clave y que se le demandan, así lo exige la afición y se lo hizo saber al salir del estadio donde se pudieron escuchar gritos de "mercenario".

Anuncios

Pero la falta de respeto y de "señorío" también se dejó ver durante la semana cuando Guti, un ex futbolista que pasó con más pena que gloria en su carrera, comentó que "ningún futbolista del Atlético de Madrid podría jugar en el Real Madrid", acaso de olvida de Raúl, que salió de la cantera colchonera y que le dio mucho al club.

Palabras que tuvo que tragarse al ver como perdía su equipo, incluso apostó a que los blancos se quedarían con una victoria por 4-0. Un menosprecio y arrogancia con el rival en turno. A todo esto, Godín le respondió en pocas palabras que de pequeño le habían enseñado a respetar a los demás, dándole una cachetada con guante blanco.

Al final de cuentas yo me quedo con esos besitos, abrazos y risitas de los que tanto ha criticado Cristiano.

Israel Cortés Vega

@zhurddo #Futbol #Europa #FIFA