En teoría, los Torneos de Verano en Argentina son preparativos para la temporada oficial. Eso significa que los partidos son amistosos y que no cuentan en los registros oficiales de la #FIFA. Sin embargo, de ‘amistosos’ no tienen nada, y el 31 de enero hubo un vergonzoso ejemplo.

Quedaban cuatro minutos para que terminara el derbi entre Estudiantes de La Plata y Gimnasia de La Plata cuando Santiago Ascacíbar, de Estudiantes, hizo una fea entrada a un rival. Estaba claro que era una falta de tarjeta roja, pero la situación fue mucho más allá. Varios jugadores de Gimnasia fueron a reclamarle, y una cosa llevó a la otra.

 

Aunque por un momento pareció que la situación se calmaba, los insultos y empujones resultaron en una tremenda pelea entre jugadores y miembros del cuerpo técnico de ambos equipos. Al final, la policía tuvo que intervenir y el partido se suspendió, después de 40 faltas, once tarjetas amarillas y tres tarjetas rojas.

Varios jugadores tuvieron que recibir atención médica por los golpes recibidos, y ahora se esperan sanciones en los próximos días. Las imágenes son confusas, así que las autoridades deberán estudiar detenidamente los vídeos para suspender a los implicados.

Una semana antes, Boca vs River

El 23 de enero se jugó el gran clásico de Argentina, entre Boca Juniors y River Plate. Este partido tampoco tuvo nada de amistoso, y terminó con cinco expulsados, después de muchas faltas duras y roces. En este caso, la pelea inició por una discusión entre Jonathan Maidana y Carlos Tévez. El defensa de River le dio un cabezazo al ‘Apache’, y esto provocó que se vaciaran los banquillos.

Por fortuna, lograron controlar la situación antes de que se volviera mucho peor, y se pudieron completar los 90 minutos, que concluyeron con la victoria de 1-0 para River Plate. Después del partido, Carlos Tévez se disculpó por los incidentes, y aseguró que es ‘vergonzoso’ que durante ese tipo de encuentros se olviden de jugar al fútbol y se concentren en golpear a los rivales.

También después del partido del domingo, varios jugadores dieron la cara para disculparse. Leandro Desábato, capitán de Estudiantes dijo que ‘no se puede terminar así’ y que lo sentía mucho por su afición. Por su parte, Israel Damonte de Gimnasia se disculpó por ‘reaccionar mal’ ante las provocaciones, mientras su compañero Enrique Bologna dijo que en el fútbol ‘todos son colegas’ y que ‘hay jugadores que tenemos amigos en común, y el día de mañana podemos ser compañeros’.   #Futbol