Después de las victorias del Real Madrid y del Atlético de Madrid, el Barcelona estaba obligado a ganar ante el Celta. Pintaba complicado, en especial después de que el Barça perdiera 1-4 en Vigo durante la primera vuelta de la Liga. Además, en la temporada pasada, el propio Celta fue uno de los pocos equipos que pudo ganar en el Camp Nou, por 0-1.

Con bajas importantes pero muchas ganas de salir con puntos, el Celta afrontó el primer tiempo con un planteamiento genial de su entrenador, Eduardo Berizzo. El Barça nunca estuvo cómodo, y solo Leo Messi de tiro libre desatascó la situación. Unos minutos después llegó un penal de Jordi Alba sobre John Guidetti que significaba el 1-1 al descanso.

Luis Enrique sabía que el equipo tenía que mejorar, así que sus jugadores salieron a buscar el gol de la ventaja desde el minuto 1’ del segundo tiempo. Con mucha presión arriba y una recuperación de balón muy efectiva, Leo Messi se inventó un pase a Luis Suárez, quien puso el 2-1. Después de eso, el Celta tuvo tres ocasiones para empatar, pero el delantero uruguayo marcó el 3-1 que sentenciaba el partido.

El penal

Ya con más tranquilidad, el Barça siguió buscando más goles, y en el minuto 80 encontró un penal tras una gran jugada de Messi. El ‘10’ tomó la pelota para lanzar, cuando muchos pensaban que sería Neymar (quien tira si no ha metido gol en el partido). Todo estaba preparado para que el argentino metiera su gol 300 en Liga, cuando pasó lo siguiente:

 

En lugar de tirar el penal hacia el arco, Messi hizo un corto pase al costado para que Luis Suárez llegara desde atrás y metiera su tercer gol. Es una acción totalmente legal y se recuerdan tres casos. Uno entre Bélgica e Islandia en 1957, otro de Johan Cruyff con el Ajax en 1982, y un intento fallido de Thierry Henry y Robert Pires para el Arsenal, en la temporada 2005-2006.

La curiosa ejecución levantó al estadio y a la gente de sus sofás, aunque también surgieron críticas. Los más estrictos dicen que Luis Suárez estaba ya dentro del área, por lo que el gol no debió valer. Otros, en cambio, que fue una falta de respeto hacia el Celta, aunque su propio entrenador no le dio importancia: ‘cada quién tira los penales como quiere’, dijo el Toto Berizzo en la rueda de prensa. Por su parte, el defensa Gustavo Cabral aseguró que ‘lo que molestó es que haya sido gol, no la forma de tirarlo’.

Por su parte, Luis Enrique aseguró que no sabía que sus jugadores harían eso, pero tampoco le dio demasiada importancia. Posteriormente, Neymar confesó que lo habían practicado en un entrenamiento y que el pase de Messi era inicialmente para él, pero que Luis Suárez había llegado antes para marcar. #Futbol #Barcelona FC #Lionel Messi