De la glamurosa París nos desplazamos a la fría Rusia, concretamente al húmedo San Petersburgo. El mismo día del enfrentamiento entre el PSG y el Chelsea sin menos revuelo estarán también dispuestos a soñar con gloriosas noches europeas.

Como equipo local tenemos a un Zenit, que hace unos años parecía apuntarse a la moda de los jeques y magnates ha calmado su gastos, llegando a no gastar ni un euro en la última temporada.

El Zenit clasificado primero de grupo,  por delante del Gent, Valencia y Lyon, llega a estos octavos de final con ganas de demostrar grandes cosas. Comandados por el portugués André Villas-Boas en los banquillos, tratará de lograr un buen resultado antes de afrontar la vuelta.

Anuncios
Anuncios

Formando un  posible 4-2-3-1 cabría destacar de este equipo el mediocampo y los extremos. Donde Witsel, Hulk, Danny y Javi García (ex del Benfica) deberían destacar y ser lo suficientemente resolutivos.

Se supone en un principio que el equipo ruso tratará de llevar la iniciativa en el partido buscando un fútbol ofensivo y de toque, muy supeditado a lo táctico dejando lo mental para otros entrenadores. Aparte de los destacados con anterioridad, en defensa encontramos al argentino Ezequiel Garay y al italiano Criscito, jugadores de contrastada experiencia que deben poner orden a la defensa que normalmente completan Smolnikov por la derecha y Neto en el eje central.

Finalmente, encargados de llevar el peso ofensivo, junto a las estrellas del equipo estarán en principio Shatov, en la media-punta y Dzyuba como centro delantero buscando la gloria en las noches de Champions y lograr que su equipo, el Zenit pase por primera vez los octavos de final de la máxima competición europea.

Anuncios

Enfrente suyo, un clásico europeo. El “club maldito” que otro año más estará presente para poder salvar de una vez la maldición. Con el liderato recién alcanzado la moral del equipo lisboeta estará por las nubes. Clasificados como segundos de grupo por detrás del Atlético de Madrid y delante de Galatasaray y Astana, deben de estar agradecidos al rival al que se enfrentan, siempre des del respeto, es un rival alcanzable.

Acabada la era Jorge Jesús, fugado al máximo rival, el Benfica ha seguido con la misma línea que le ha hecho crecer durante las últimas temporadas, dando como mayor logro aquella infausta final de Europa League contra el Chelsea.

El equipo lisboeta suele formar con un clásico 4-4-2 con doble pivote, puede variar en función del momento a un 4-2-3-1. Basado en el fútbol de toque y con una defensa a la que le gusta salir con el balón jugado. Este encuentro será una prueba sobre cuál de los dos equipos es más potente, ya que el Benfica es un equipo que sufre cuando los equipos juegan con un fútbol parecido al suyo.

Anuncios

El equipo portugués depende de su gran estrella, Nico Gaitán, eternamente pretendido por los grandes de Europa, de momento se mantiene en el quipo. Le acompañaran en un posible 11 titular. Un Julio Cesar, entrado en años pero que mantiene su categoría dentro del fútbol mundial.

En defensa Semedo, Luisao (lesionado de momento), Jardel y el ex - malaguista Eliseu, serán los encargados de sacar el balón y hacerla llegar al mediocampo, controlado por el centro por el griego Samaris y André Almeida y estos apoyados en las bandas por Guedes y Gaitán. Finalmente y cerrando el círculo del equipo portugués estarán en un principio Jonás y Mitroglou. A estos efectivos hay que sumar jugadores de calidad en el banquillo como el mexicano Jiménez o el extremo derecho portugués Pizzi.

En definitiva, encuentro abierto y uno de los menos predecibles de estos octavos, donde le factor campo puede ser definitivo y cualquier balón será disputado como el último. #Futbol #Champions League