Cristiano Ronaldo manifestó su descontento con el resultado adverso de esta noche frente a los ‘Colchoneros’ del Atlético de Madrid; a pregunta de un periodista de la prensa española que le preguntó sobre el nivel mostrado durante algunos partidos importantes, y a propósito de la situación de que tiene a algunos jugadores titulares del Real Madrid fuera de acción, como Marcelo, Pepe, Benzema o Bale.

“Si todos estuvieran a mi nivel, estaríamos primeros”, dijo el lusitano en un momento que le provocó un sinfín de críticas. Posteriormente, el ariete ‘merengue’ intentó explicar y justificar su frase pero el polvorín ya se había levantado y sus palabras habían sido difundidas en todos los medios.

Evidentemente Cristiano se siente triste por la virtual pérdida en la carrera por el título de liga, ése que con el Madrid solamente ha podido ganar una sola ocasión, y cuya comparación directa con los rivales acérrimos del Barcelona, y en su frente a frente particular con la estrella de los blaugranas, parece colocar al Madrid y al propio Ronaldo en cada vez mayor número de escalafones detrás del Barcelona y de Messi.

Todo esto empieza a hacer eco en la cabeza del nativo de Madeira, los silbidos del estadio y sus recurrentes arremetidas contra la grada que reclama a la dirigencia un proyecto deportivo vano que naufraga en la búsqueda de resultados. Sin embargo existe un valor gigantesco en las palabras de CR7, desde la transparencia de sus declaraciones, que no le dejan esconder lo que piensa y siente y que no comulga con las ‘frases prefabricadas’ que muchos utilizan por defecto.

Cristiano Ronaldo ha dicho lo que piensa, sin reparar en las consecuencias que le traerá esta declaración, pero tampoco guiado por un sentido colectivo que transluce un vestuario fracturado en Valdebebas, y que supone un golpe bajo a la construcción fallida de una imagen institucional que pretende darse a la afición merengue y donde el cisma pende amenazante desde hace algunos años con cada fracaso competitivo que para colmo, suelen terminar en brazos del más enconado rival: el FC Barcelona.

La calidad de los jugadores que pueden enfundarse en la casaca más gloriosa del #Futbol mundial, (porque los números así lo indican) descarta cualquier duda, lo que podría censurarse es el momento en el que se les ha hecho participar, cuando llega la recta final entre los tres eternos candidatos a llevarse el título de la liga española, y que tiene pruebas de fuego y de oro cada semana.

La frustración de Ronaldo se expresa y se lee desde la desafortunada decisión de Florentino Pérez por fichar glamour y marquesinas en lugar de buscar equilibrios necesarios entre las líneas del plantel, porque si el que ficha es el presidente y los técnicos desfilan sin poder legitimar sus proyectos, pero heredándole hombres y nombres que eligen para su película al sucesor, será muy difícil que el equipo funcione. Zidane no ha podido tener un momento más desafortunado para llevar las riendas de un Real Madrid impetuoso pero roto desde arriba, el ‘Mago’ ya no tiene la pelota en los pies y lo único que podría salvar el año es la consecución de la Champions League, sin embargo, el FC Barcelona sigue más vivo que nunca en ese mismo torneo. #Europa #Barcelona FC