Únicamente José Mourinho (3 años) Carlo Ancelotti (2 años) y Bernd Schuster (1 año y 6 meses) pudieron pasar más de 365 días al frente del equipo madrileño. El último entrenador,Rafael Benítez, duró en el cargo 6 meses.

Lo que se ha gastado comprando jugadores el ex delegado de Saneamiento del Ayuntamiento de Madrid (1976) y constructor Florentino Pérez muy probablemente no lo supere nadie en la historia de la Liga. Para el que quiera que le explote una calculadora en la mano, aquí tiene con qué.

En nueve años de presidente del Real Madrid, en dos etapas,y con el dinero como principio rector de cada temporada, el equipo merengue  solo ha podido ganar una copa del rey, 3 Ligas,y una Champions. Siempre en un ambiente de tensión que venía más desde dentro del entorno madridista que de fuera. La Liga que ganó el Madrid con Fabio Capello (2006-2007), si bien por un lado dio alegría a la afición porque cortaba la racha de dos campeonatos seguidos del Barça de Ronaldinho y Frank Rijkaard, no brindó satisfacción plena porque el Real Madrid cayó eliminado en octavos de final de la Champions frente al Bayern de Munich por segundo año consecutivo. Al año siguiente el Madrid ganaría de nuevo la Liga, ya con Schuster en el banquillo, pero una nueva eliminación en octavos de la Champions, esta vez a manos de la Roma, dejaría un sabor agridulce a la temporada. Al Real Madrid, todavía le quedaban 4 eliminaciones seguidas más en octavos de final de la Champions. Racha que acabaría con la llegada al equipo del portugués Mourinho, que llevaría al Real Madrid a disputar tres semifinales de Champions consecutivas.

El catalizador de la tensión y crispación que ha rodeado al equipo madridista y de que a Florentino Pérez no  le temblara la muñeca para sacar la chequera, fue  la llegada de Guardiola al Barça y con  su aterrizaje, el nacimiento de un equipo  que iría directo a compartir vitrina con aquellos equipos mitificados en la historia del fútbol: el Milán de Sacchi y el Ajax de Cruyff. Guardiola dio un cambio de marcha que hacía décadas no daba ningún entrenador en el mundo del fútbol. Sus jugadores se acoplaron a la perfección al sistema, y el resto es historia: ganaron todo y jugando como nadie. En ese proceso dejaron en evidencia al Real Madrid en enfrentamientos directos, primero con un histórico 2-6 en el Santiago Bernabéu y después con un 5-0 en el Camp Nou. Pero más allá de lo abultado del marcador, buena parte del madridismo empezaba a ver que no era una cuestión de  que los delanteros azulgranas  no fallaran nunca y los delanteros blancos fallaran siempre. El problema era que el equipo blanco no olía el balón.

A pesar de contar con los mejores jugadores que el dinero podía comprar el equipo no jugaba a nada. Los mantras cocinados  y repetidos hasta la saciedad por los diarios deportivos afines AS y MARCA: "el mejor equipo de la historia" "el mejor club del siglo XX"  se quedaban en eso, mera propaganda. 

Con la llegada de Mourinho el equipo recuperó la competitividad que había perdido, ganó una copa del Rey  y una de las ligas más disputadas de la historia al Barça de Guardiola, y se plantó en tres semifinales  de la copa de Europa.

Pero el ambiente generado por el portugués fue demasiado y  fue despedido. Llegó Ancelotti y sorprendentemente en su primer año ganó la copa del rey al Barça y la ansiada décima copa de Europa. Pero el año siguiente se fue en blanco, el Barça de Luis Enrique ganó su segundo triplete. Y Ancelotti tuvo que hacer las maletas. Florentino empezó a tener que hacer frente a fuego amigo por parte de la prensa madridista. Cuestionaban su gestión, más  pendiente de sus negocios que de resultados deportivos. El siguiente en pasar por el paredón fue Rafa Benítez que duró hasta el día en el que el Barça volvió a humillar y vapulear a los merengues en casa 0-4. 

Florentino Pérez debe irse y dejar que otro intenté reflotar el barco.

Postdata

Este no era el momento para Zinedine Zidane. #Futbol