Stephen M. Ross es un promotor inmobiliario estadunidense que entre muchos negocios, posee a los Miami Dolphins así como el estadio donde juegan, el Sun Life Stadium.

Ross decidió organizar en 2009 un torneo veraniego llamado World Football Challenge y que en 2013 cambiaría su nombre a International Champions Cup que revolucionaría las pretemporadas de los mejores clubes europeos, con la presencia ni más ni menos que del Real Madrid, Juventus, Chelsea FC, Internazionale, AC Milan, Valencia, Everton y LA Galaxy en un torneo que se jugó en seis ciudades de la Unión Americana.

Cada estadio estuvo lleno y la ganancia económica despejó cualquier duda acerca del éxito monetario del evento, así que para el siguiente año se eligieron 13 ciudades de los EE.UU. y Canadá, con más de 600 mil asistentes a todos los partidos.

En su tercera edición, en 2015 el torneo se jugó en China, Australia, México, Italia, Canadá, Inglaterra y EE.UU., con la participación de 15 equipos, por lo que anualmente su expansión, difusión, participación y ganancias económicas se multiplican de manera exponencial.

La noticia es que para la edición 2016, se corre el riesgo de que algunos clubes de la Premier League desistan en su intento por conseguir la Champions League y se decanten por participar en el torneo veraniego, ya que ello les permitiría sortear las pérdidas millonarias derivadas de la eliminación temprana dentro del torneo europeo.

Esta situación ha sido prevista por los dirigentes del Chelsea, Manchester City, Manchester United. Arsenal y Liverpool, que se han sentado a dialogar con Ross, de cara a su viable participación en la denominada European Super League, un proyecto ambicioso que recibiría la preferencia de otros clubes gracias a sus deslumbrantes ingresos, muy por encima de los obtenidos en el torneo de la UEFA, y que amortizarían las inversiones de esas instituciones, pero les harían desdeñar su intervención debido al riesgo que pende sobre ellos para clasificarse directamente a la Champions League, ya que tanto el Leicester City como el Tottenham Hotspur comandan una campaña notable y podrían dejar fuera de esos puestos de clasificación directa a cuando menos un par de los cinco equipos grandes y de mayor poderío económico de Inglaterra.

Por ahora son solo los clubes ingleses los que han perfilado su interés en participar en este viable proyecto, debido a la sorpresiva presencia de esos dos clubes en lo alto de la Premiership, pero ya con anterioridad la gente del Bayern München había dejado abierta la puerta a participar en “un campeonato europeo con los grandes equipos del continente, ya sea de la mano de la UEFA o de alguna empresa privada”. #Futbol #Europa #Champions League