El escenario fue Wembley, quién se presentó como el perfecto lugar para coronar al que sería el nuevo Campeón de la Capital One Cup de Inglaterra; los protagonistas eran Liverpool y Manchester City donde, sus aficiones se encargaron de teñir el mítico estadio de rojo y azul colores que representan a ambos equipos. 

Así, después de escuchar el himno inglés y ver los escudos izados en el cielo, el encuentro comenzó; el primer título del año de Inglaterra de ponía en disputa. Para Jürgen Klopp significaba el primer título que podía ganar como entrenador del Liverpool mientras que para Manuel Pellegrini, significaba el primer título para los citizens en su última temporada como director técnico. 

El fútbol comenzó y los de Klopp comenzaron el encuentro siendo la parte ofensiva del partido apoyados en gran parte por Alberto Moreno quien resultó ser el hombre que más llegaba al arco del rival apoyado por un gran e inspirado Sturridge. Por su parte, el city hizo lo que pudo para combatir los ataques del rival consiguiendo pocas llegadas al arco defendido por Mignolet pero que no terminaron en gol.

A pesar de que el primer tiempo contó con pocas oportunidades para ambos equipos, los equipos se fueron en ceros al medio tiempo dejando a los aficionados un mal sabor de boca, pues esperaban ver más acción y goles que pudieran ir definiendo el rumbo del partido.

Para la segunda mitad, el city salió con todo lo que tenía y le bastaron solamente tres minutos de la reanudación para poner el 1-0 en el marcador después de una gran jugada entre Agüero y Fernandinho que aprovechó este último para batir a Mignolet. Después de verse en desventaja, el Liverpool se fue más a la ofensiva pero siendo dominado aún por los azules que pudieron matar el encuentro poniéndolo 2-0, sin embargo, Sterling falló un disparo que parecía gol. El marcador se mantenía 1-0, situación que más tarde, lamentarían. 

Con las fallas del City, el Liverpool se fue al frente apoyado de Sturridge que, finalmente, conseguiría el gol del empate a tan solo ocho minutos del final que dejaba con la boca cerrada a los aficionados citizens mientras entonaban el himno de su equipo, "Blue moon". El gol cayó gracias a Coutinho dque, después de un disparo el travesaño de parte de Lallana, el brasileño tomó el rebote para poner palitos al marcador (1-1). 

Así, con el 1-1 en el marcador, se terminó el tiempo regular y ambos equipos sabían que los tiempos extras, eran innegables. Transcurrieron 30 minutos más de partido donde ambos equipos tuvieron oportunidades para ganar el encuentro, sin embargo, ambos arqueros, Mignolet y Caballero, salieron en plan grande y detuvieron todos los embates de los delanteros de ambos equipos.

Los penaltis llegaron y el nuevo campeón sería definido desde el disparo de los once pasos. Liverpool comenzó cobrando la tanda de penales bien mientras que el City, falló el primero. Los de Klopp ya se veían en ventaja cuando llegó de nueva cuenta su turno para que Willy Caballero, terminara siendo el héroe al detener 3 tiros seguidos. Mignolet pudo hacer lo propio con los cobradores del CIty, sin embargo, las pelotas encontraron las redes de la portería y así, con 4 penales anotados, los de Pellegrini se levantaron como Campeones.

Willy Caballero, el gran héroe del partido, terminó alzado en hombros y escuchando como la afición citizen coreaba su nombre. Manuel Pellegrini y su equipo consiguieron el primer título del año en Inglaterra en la que será, la última temporada del ingeniero al frente del equipo. #Futbol